Guia Cultural

Iliada - Stathis Livathinos - Valle Inclán

clipping

Una Iliada con denominación de origen

Un excepcional espectáculo brevemente hospedado en el CDN

José Catalán Deus, 18 de octubre de 2014 a las 16:59

Hay que remontarse años para recordar un espectáculo tan contundente, una recepción tan conmovida y un éxito tan abrumador como el que obtuvo anoche la compañía teatral griega de Stathis Livathinos en el Valle Inclán dentro del ciclo Una mirada al mundo del Centro Dramático Nacional. Su versión teatral de la Ilíada, el poema épico cuna de la civilización occidental, es absolutamente excepcional en la combinación de fidelidad al texto y actualización de su significado, en el respeto riguroso al fondo y la fantasía desbordante en la forma. Casi una obra maestra para conmovernos con esta epopeya que es el poema escrito más antiguo de la literatura occidental.

Stathis Livathinos primeramente ha procurado una hermosa adaptación del texto al griego moderno, la de Dimitris Maronitis. Ha sido fundamental para el público griego, menos determinante para el foráneo, dependiente desgraciadamente de subtítulos extenuantes. Después ha concebido una puesta en escena conceptual en lugar y tiempo indefinido y ha desarrollado junto a Elsa Andrianou y con la asesoría de Stratis Paschalis una dramaturgia excepcional para un numeroso elenco de quince actores en varias decenas de papeles diferentes. Si decimos que Eleni Manolopoulou concibe una escenografía de almacén de neumáticos donde pulula un grupo de humanos supervivientes de mil batallas vigilados por unos dioses caprichosos, que navegan, acampan, luchan y mueren con la ayuda de dos grandes percheros de ruedas, herrumbrosas sillas, mesas metálicas, somieres desvencijados, una escalera de mano y un  viejo sofá, y que su propuesta de vestuario es una versión más del universo post-apocalíptico 'Max Mad', no decimos nada. Con estos mimbres hoy día se hacen algunos engendros y no pocas medianías. Todo radica en que crea un ambiente mágico, convincente, fantástico a la par que hiperrealista, donde ya estás dispuesto a dejarte maravillar por lo que venga.

Al impactante montaje contribuye una espectacular banda sonora de Lambros Pigounis a partir de la estética del rock duro que Manousos Klapakis adereza en directo en un rincón de la escena con un despliegue de percusión apabullante; un sonido estremecedor con ráfagas de gran lirismo en el que sin duda tiene mérito Kostis Pavlopoulos como técnico de sonido. Y si el sonido está a la altura enorme del espectáculo en escena, no se puede decir menos de la iluminación de Alekos Anastasiou que ayuda a desplegar batallas, tormentas, ambientes palaciegos, cabalgadas, olimpos y murallas donde sólo hay un hangar ruinoso poblado de seres fantasmales.



Esos seres humanos y divinos entremezclados, de cuando el mundo comenzaba a ser descrito, reyezuelos casi tribales, guerreros míticos, doncellas robadas, madres y esposas atribuladas, dioses y diosas entrometidos y crueles en torno a un errático Zeus, una tan extensa paleta de personajes que se hace casi inabarcable, está a cargo de uno de los elencos colectivos más brillantes que hayamos visto jamás sobre las tablas. Cuentan con ayudas extraordinarias, las del monje shaolín Shi Miao Jie, como asesor de artes marciales, y la Pauline Huguet supervisando el incesante movimiento en escena siempre preciso, siempre plural, siempre asombroso, siempre distinto.

Y cuentan sobre todo con Livathinos, al que ya conocen desde sus tiempos de director de la sección de nuevas tendencias del Teatro Nacional de Grecia entre 2001 y 2007. Y al que han ayudado mucho a su vez en concebir una dramaturgia llena de recursos, donde no hay gesto sobrante, movimiento sin engarce. Donde el viento que agita la melena del auriga son los soplidos de sus compañeros, donde Hera mece el sueño de Zeus en un neumático, donde las lanzas son cintas, los cadáveres, chaquetas, y los caballos damas piafantes de largas caballeras castaño ondulantes.

Esta Iliada conserva toda su fuerza épica aquilatada con una sutil marejadilla irónica de fondo que  es el tono preciso para una aventura tan ambiciosa. Los personajes relatan con vehemencia sus andanzas pero al mismo tiempo se distancian de ellas. Actúan en tres planos -relato, acción y comentario- y lo funden todo en un continuo devenir sin pausa, en una trepidante acción que no cesa, en una sucesión de fantásticos recursos actorales y escenográficos que se funden en casi cuatro horas mágicas. Una auténtica exhibición de excelencia teatral, algo que parece casi milagroso en la situación actual de Grecia, un ejemplo y un desafío para nuestro teatro que hoy día sinceramente sería incapaz de crear nada semejante, tras décadas de subvenciones, con tantas infraestructuras públicas, con tanto pedir y tan poco dar. Cuánta épica, cuánta lírica, cuánta dramaturgia propia esperando gente osada, artistas valientes, proyectos arriesgados en la tierra nuestra del vivir del cuento.

Quince mil versos que forman veinticuatro cantos concentrados en cuatro horas trepidantes. Estuvo este verano en el Festival de Mérida y marcha ahora a Chile. Donde quiera que la pillen, no la suelten. Es la primera vez que se sepa que alguien intenta llevar a un escenario tan enorme desafío. Y se ha hecho donde se debía hacer, en Grecia. Una alegría inmensa, un honor para todos, ciudadanos europeos resistentes.

Vídeo promocional
http://vimeo.com/85238027

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 10
Texto: 9
Dirección: 9
Interpretación: 9
Escenografía: 8
Coreografía: 8
Música: 8
Producción: 9
Programa de mano: 5
Documentación a los medios: n/h

Centro Dramático Nacional - CDN
Teatro Valle Inclán
(Una mirada al mundo)
Ilíada
Polyplanity Productions

Del 17 al 19 de octubre de 2014
Idioma griego con sobretítulos en castellano
Duración: 3 horas y 40 minutos aprox.
Encuentro con el público el 18 de octubre al finalizar la función

Reparto
Argyro Ananiadou, Vasilis Andreou, Lefteris Angelakis, Dionysis Boulas, Giorgos Christodoulou,Dimitris Imellos, Nikos Kardonis, Nefeli Kouri, Gerasimos Michelis, Giannis Panagopoulos, Maria Savvidou, Christos Sougaris, Aris Troupakis, Amalia Tsekoura, Giorgos Tsiantoulas, Manousos Klapakis (percusión)

Equipo artístico
Stathis Livathinos (Dirección)
D. N. Maronitis (Versión y traducción)
Stathis Livathinos y Elsa Andrianou (Dramaturgia)
Stratis Paschalis (Asesor de dramaturgia)
Menelaos Christopoulos (Asesor académico)
Eleni Manolopoulou (Escenografía y vestuario)
Lambros Pigounis (Música y diseño de sonido)
Alekos Anastasiou (Iluminación)
Shi Miao Jie (Movimiento y asesor de artes marciales)
Pauline Huguet (Supervisora de movimiento)
Kostis Pavlopoulos (Técnico de sonido)
Elina Giounanli (Fotos)
Isidro Ferrer (Cartel)

Ilíada del grupo de teatro de Stathis Livathinos se estrenó en coproducción con el Festival de Teatro de Atenas y Epidauro 2013
Con el patrocionio de Logo SIGNUS.



facebook

José Catalán Deus
José Catalán DeusEl editor de la Guía Cultural ha vivido una larga carrera profesional en la que ha alternado puestos de dirección en diarios y revistas (Interviú, El Independiente...) con el trabajo como reportero y comentarista. Durante una década fue corresponsal en Londres y en Roma, y también ejerció el periodismo en estancias en París y Tirana. Ha sido corresponsal en Madrid de CNN Interactive y otros medios americanos. Actualmente, además de ejercer la crítica cultural en 'Periodista Digital', escribe libros regularmente y es analista de temas globales en diversas publicaciones digitales e impresas.
Recomendaciones de la Guia Cultural

PERIODISTA DIGITAL, SL CIF B82785809 - Avenida de Asturias, 49, bajo - 28029 Madrid (España) - Tlf. (+34) 91 732 19 05