'Doce fotógrafos en el Museo del Prado'

La temporada contará con 17 exposiciones temporales y se ha iniciado hoy con 24 fotografías de doce fotógrafos actuales que muestran cada uno el aspecto del Museo que le ha resultado más atractivo, más representativo, más ilustrador de su hoy día.presencia viva.

Pertenecientes a tres generaciones sucesivas y con formas de entender y utilizar la fotografía muy diversas, José Manuel Ballester, Bleda y Rosa, Javier Campano, Joan Fontcuberta, Alberto García-Alix, Pierre Gonnord, Chema Madoz, Cristina de Middel, Isabel Muñoz, Aitor Ortiz, Pilar Pequeño y Javier Vallhonrat, se han inspirado en diversos aspectos, desde obras expuestas al edificio que las cobija, desde comparaciones y mezclas de artistas a disquisiciones filosóficas, desde recreaciones de lo que se mira a facetas de los que las contemplan. ¿Falta alguien, sobra alguno? Sería bueno conocer opiniones neutrales y autorizadas. A bote pronto no está Cristina Rodero, destacan Campano, Bleda y Rosa y García-Alix, llama mucho la atención comno siempre Madoz, y quizás Gonnord se descuelga del conjunto. Pero sin duda es de alto nivel, gran fotografía artística, y por su concisión y variedad merece un sobresaliente colectivo.

Ante la sopresa de encontrarse para abrir tan excepcional temporada con una pequeña muestra fotográfica, sus responsables han defendido la idea con generalidades obvias. 'El Museo del Prado siempre está abierto al arte contemporáneo' ha subrayado el director del Prado, Miguel Falomir, considerando que resulta interesante ver como nuevos artistas van reinterpretando las obras clásicas y aportan su propia visión sobre el Museo. Por su parte, el comisario Calvo Serraller ha sentenciado que 'al que dice que sólo le interesa el arte contemporáneo o sólo el tradicional no le interesa ningún arte en absoluto'. 'La actualización es esencial, y cuando la hacen artistas se añade un potencial aún mayor', respondiendo por la tangente a los muy pertinentes interrogantes que algunos nos planteamos.

Para el comisario 'lo interesante de la muestra es el que alguien haga una obra de arte en un templo donde hay obras de arte, no sólo permite ver lo que ha hecho cada uno, sino diálogos directos de los artistas con el arte' a través de un medio diferente como sería la fotografía. Ha precisado que para elegir a los doce fotógrafos tuvo en cuenta dos factores. Por un lado, que fueran "representativos" desde el punto de vista "histórico" -todos han nacido entre los 40 y los 70-. "Todos están ene plena madurez aunque hay dos pertenecientes a los años los 70 para ofrecer un testimonio 'de los que están creciendo'. También tuvo en cuenta una 'representatividad de diversos géneros'.

Así, se nos dice que Ballester realiza un trabajo de contraponer la sala de 'Las meninas', en el corazón del edificio Villanueva, con una fotografía del Salón de Reinos, futura ampliación del Prado. En su fotografía 'Sala principal' vacía la sala y deja solo la obra de Velázquez, en la que también elimina a sus personajes con la intención de abrir el espacio a nuevas interpretaciones. Por su parte, Bleda y Rosa crean una imagen palaciega del Museo al encuadrar, mediante sendas puertas, los retratos encuestres del emperador Carlos V, de Tiziano, y del cardenal infante Fernando de Austria, de Rubens. Gonnord presenta dos retratos confrontados, el de un pájaro disecado del Museo de Ciencias Naturales, y el de un joven visitante del Prado que llamó su atención por su atenta contemplación de los cuadros y su aspecto, con el objetivo de "hacer una representación de una representación y reflexionar "sobre qué es lo que queda de una esencia viva al ser fotografiada", según ha explicado el fotógrafo.

Por su parte, Muñoz se sumerge para fotografiar debajo del agua a bailarines que, en su movimiento detenido, en vez de hundirse parecen elevarse en el vacío, con el objetivo de elaborar un trabajo "sobre la sensualidad, el misticismo y el fino filo sobre lo que es el dolor y el éxtasis", ha explicado. Valhonrat, por su parte, ha precisado que sus fotografías pretenden mostrar como el Prado, "de una manera muy significativa", constituye filtros "a través de los cuales él ve la realidad". "Aúna la ficción con la realidad y es una representación de como la memoria constituye parte de la realidad", dijo.

Durante la temporada que se abre el programa será variado, terminando antes del verano que viene con 'Confluencias: Velázquez, Rebrandt, Vermeer y los Siglos de Oro español y holandés'.

'Un lugar en la memoria' repasará el pasado y llegará a artistas contemporáneos como Gris o Pollock. Habrá homenaje a Fra Angelico, una monográfica sobre 'Los fusilamientos de Torrijos', y estará por supuesto Velázquez enmarcado en el Siglo de Oro, sin olvidar la recuperación de las pintoras Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. Habrá danza, música y literatura, y 'De gira por España' dejará doce obras, algunas tan célebres como «La virgen la rosa», de Rafael, «El bufón Calabacillas», de Velázquez o «Retrato de un médico», de El Greco, en otros tantos museos de nuestro país. Ha faltado a la cita la recuperación del Salón del Reino y todo transmite continuidad constructiva en esta institución, de las pocas españolas que no se tambalean en estos tiempos de cambiarlo todo para dejarlo casi igual.

Aproximación a la exposición (del 1 al 10)
Interés: 6
Nivel: 9
Despliegue: 7
Comisariado: 6
Catálogo: 9
Folleto de mano: 9
Documentación a los medios: 9


Museo del Prado
'Doce fotógrafos en el Museo del Prado'
Hasta el 13 de enero de 2019
Comisario: Francisco Calvo.