Only the sound remains - Teatro Real

Una ópera de una compositora finlandesa inspirada en la tradición japonesa con traducción al inglés y puesta en escena por el polémico Peter Sellars con el celebrado contratenor Philippe Jaroussky. Cóctel sutil y refinado, último jalón innovador de la ópera global. Altísimos niveles de excelencia en una experiencia exquisita.

'Only the sound remains' se basa en dos evocadores cuentos traducidos por Ezra Pound (1885-1972), extraídos de la recopilación de relatos orientales que escribió el poeta y japonólogo de ascendencia española Ernest Francisco Fenollosa (1853-1908) partiendo del teatro noh japonés. En el primer cuento, Always Strong (Siempre fuerte), un joven guerrero y virtuoso laudista, muerto heroicamente en el campo de batalla, reaparece convertido en un atormentado fantasma, incapaz de tañer su bello instrumento como otrora; en el segundo, Feather Mantle (El manto de plumas), un pescador encuentra una deslumbrante capa de plumas que solamente está dispuesto a devolver al ángel que la ha perdido si éste le baila su danza celestial.
 
La riquísima paleta sonora de Kaija Saariaho, de sorprendentes texturas tímbricas, armonías flotantes y una depurada utilización del tratamiento electrónico del sonido, concede a ambos relatos una atmósfera cósmica y misteriosa, en los que la trama, como una alegoría, se diluye en una especie de celebración metafísica.
 
Las dos historias, de temas independientes, pero de simétrico andamiaje, indagan sobre nuestra relación con lo sobrenatural, con seres y universos intangibles, con un mundo espiritual cada vez más alejado de la realidad física, material y veloz que nos atrapa. En esta huida hacia delante Peter Sellars reivindica la ópera como un puente simbólico hacía ese ‘otro lado’, una travesía mágica con la participación, casi ritual, del público.

Saariaho es el compositor más importante de su país y uno de los más destacados internacionalmente en el último cambio de siglo. Cuando el año pasado obtuvo el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento tenía a sus 65 años en su haber una formidable carrera y una producción inusitada. Primero desarrolló nuevas técnicas de composición mediante el empleo de la electrónica en vivo, el trabajo con la cinta y la asistencia computarizada. Empezó a componer para orquesta densas masas de sonido en permanente y paulatina transformación, creando un lenguaje armónico propio. En los 80 y 90  fue incorporando a su música electrónica instrumentos tradicionales, esencialmente de la cultura nórdica y oriental. A finales de los 90 comenzó a componer ópera y otros géneros de música vocal y con la colaboración del periodista y escritor Amin Maalouf como libretista y de Pete Sellars como director de producción, ha estrenado tres óperas hasta la fecha (L’amour de loin, 2000; Adriana Mater, 2006; y Émilie, 2010). Ha ido evolucionando hacia posiciones más modales en cuanto a lo melódico en combinación con el empleo de patrones rítmicos y armónicos más regulares. Hasta llegar a esta su última propuesta, continuista en alza en relación a anteriores, como 'Let the wind speak' de 2015.

'Only the sound remains' consigue esa síntesis pendiente entre partitura contemporánea y armonía perenne que lleva la música buscando desde la revolución del siglo XX que conmocionó todas las artes en un terremoto que apenas hoy está reposando. Sus paisajes sonoros, sus ambientes sobrenaturales, sus escrituras para solistas instrumentales y vocales aúnan pasado y futuro, fascinan, convencen y vienen a ser ejemplo vivo y claro. Atonalismo electrónico melodioso: así lo vemos y que disculpen los expertos. Más que sonido, música.

No hemos podido averiguar la razón que la ha llevado a poner su música esta vez al servicio de estas dos leyendas medievales niponas. Con todo el respeto y cariño al arte tradicional japonés en todas sus expresiones, el teatro 'noh' es un patrimonio de la humanidad, cierto, pero difícil de seguir salvo como experiencia especial. Y el libreto -por llamarlo así- resulta tan lejano, tan mecánico y tan poco inspirador a través de sucesivas traducciones, que el espectador podría prescindir de seguirlo en las incómodas pantallas tras leer la pequeña sinopsis que se le ofrece.

Peter Sellars, íntimo colaborador de Kaija Saariaho desde hace años y en esta propuesta, ha concebido una puesta en escena minimísima, basada en murales abstractos de la pintora etíope Julie Mehretu (El Centro Botín ha ofrecido recientemente, con gran éxito, la más completa retrospectiva europea). Los dos protagonistas se mueven lentamente por el enorme escenario, pero sobre todo permanecen estáticos realizando rituales inspirados en el yoga, en el zen, en las prácticas meditativas, que colaboran a suspender el espectáculo en el aire, a detener el tiempo, a hipnotizar a todo espectador que se deje, porque hay una parte de la audiencia a la que le falta curiosidad y conocimiento para conectar con una experiencia muy difícil si no se tiene práctica previa en trabajos de autocontrol y audiciones de música contemporánea.

Sellars esta vez acierta -prescindimos de recordar sus varias incursiones anteriores en este teatro, algunas generadoras de los mayores abucheos de la época Mortier-, aunque se exceda en 'wu wei' (no acción) y haya escondido al cuartero vocal de apoyo en el foso, prescindiendo de un elemento visual interesante, al igual que el cuarteto vocal y los tres solistas habrían colaborado a enriquecer el escenario y a figurar como lo que son, auténtico co-protagonistas, junto a ese trío que ya estrenó la partitura en 2016 y que la domina a la perfección: el contratenor Philippe Jaroussky, el bajo-barítono Davone Tines y la bailarina Nora Kimball-Mentzos. Sus infantiles travesuras se limitan esta vez a tres besos en la boquita y cariñosas caricias entre los dos protagonistas.

Philippe Jaroussky vuelve al Teatro Real después de sus cuatro actuaciones en lo que va de década: Celos aún del aire matan de Juan Hidalgo (2000), L’incoronazione di Poppea de Claudio Monteverdi (2010), y dos conciertos: uno dedicado a Händel ─Fuegos de artificio de un castrato (2011)─ y otro, a Vivaldi (2014). Bien conocido, pues, aquí, admirado y esperado con expectación. En 'Only the Sound Remains' su voz alcanza registros y timbres imposibles debido al tratamiento electroacústico concebido por Kaija Saariaho, que escribió los papeles especialmente para él. Estuvo al menos a su altura el bajo-barítono Davone Tines, habitual colaborador de la compositora, que a su impresionante trabajo vocal unió un no menos arduo trabajo actoral de grandes dotes. Son sus intervencionbes vocales lo más destacado de la partitura en nuestra opinión, pues raramente el canto atonal consigue agradar los oídos. En cuanto a la bailarina Nora Kimball-Mentzos -afroamericana como Tines-, desdobla al ángel en la segunda pieza con una coreografía simbiótica, que es danza 'noh' pero también occidental, completando un trío impecable.

La dirección musical de Ivor Bolton fue sobresaliente al frente del cuarteto vocal Theatre of Voices, del cuarteto de cuerdas Meta4 Quartet y de los tres instrumentistas finlandeses: Heikki Parviainen (percusión), Camila Hoitenga (flauta) y Eija Kankaanranta (Kantele). Formaron un conjunto camerístico de once componentes cuyo trabajo hubiera merecido el escenario, ese espacio espectral al que daba vida una iluminación de matices y formas fantásticas, obra de James F. Ingalls. Coro, orquesta y solistas que conforman una ópera tradicional se han condensado en un pequeño conjunto vocal e instrumental acrisolado y orgánico, cuyo tratamiento sonoro electrónico merece que sean nominados su diseñador Christophe Lebreton y sus ejecutores Timo Kurkikangas y David Poissonnier. Reverberaciones, ecos, vibraciones que estimulan la mente llegando a través de altavoces por todo el auditorio con un sonido envolvente.

En la velada de este lunes el lleno no era total y hubo deserciones en el intermedio. Al final, una cuarta parte de los presentes abandonó rápidamente la sala mientras al resto se le veía transfigurado por la experiencia, aplaudiendo lenta y prolongadamente, con ovaciones sentidas a Jaroussky y Bolton. El estreno mundial tuvo lugar en Ámsterdam el 15 de marzo de 2016. Posteriormente se presentó en Helsinki (abril de 2017) y en París (enero 2018). Después de siete funciones madrileñas le queda viajar a Toronto. Puede incluirse entre las más logradas óperas y las más completas experiencias escénicas de hoy día.

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 8
Partitura: 9
Libreto: 6
Dirección musical: 8
Dirección artística: 8
Voces: 9
Ensembles y solistas: 9
Danza: 8
Interpretación actoral: 8
Escenografía: 7
Producción: 9
Programa de mano: 10
Documentación a los medios: 9

Teatro Real

ONLY THE SOUND REMAINS
Opera en dos partes
Música de  Kaija Saariaho (1952)
Textos de Ezra Pound y Ernest Fenollosa, traducción de Tsunemasa y Hagaromo, piezas del teatro noh japonés

Estrenada en el Opera Forward Festival en De Nationale Opera & Ballet de Ámsterdam el 15 de marzo de 2016
Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con
De Nationale Opera & Ballet de Ámsterdam, La Finnish National Opera de Helsinki, la Opéra National de Paris y la Canadian Opera Company de Toronto

EQUIPO ARTÍSTICO
    Director musical    Ivor Bolton           
    Director de escena    Peter Sellars
    Escenógrafa    Julie Mehretu
    Figurinista    Robby Duiveman
    Iluminador    James F. Ingalls
    Diseñador de sonido    Christophe Lebreton
    Ingenieros de sonido    Timo Kurkikangas, David Poissonnier
REPARTO
        ALWAYS STRONG
    El espíritu de un joven    Philippe Jaroussky
    Sacerdote    Davone Tines
        FEATHER MANTLE
    Ángel    Philippe Jaroussky       
    Pescador    Davone Tines
    Bailarina    Nora Kimball-Mentzos
NSEMBLES
Cuarteto vocal    I THEATRE OF VOICES
Else Torp (soprano), Iris Oja (alto), Paul Bentley-Angell (tenor), Steffen Bruun (bajo)  
Cuarteto de cuerda    META 4 QUARTET
Antti Tikkanen (violín), Minna Pensola (violin),
Atte Kilpeläinen (alto), Tomas Djupsjöbacka (violonchelo)         
Percusión     Heikki Parviainen
Kantele     Eija Kankaanranta
Flauta     Camilla Hoitenga

DURACION APROXIMADA 2 horas y 5 minutos
        Parte I: 50 minutos
        Pausa de 25 minutos
        Parte II: 50 minutos
FECHAS 23, 26, 29, 31 de octubre y 5, 7, 9 noviembre

Radio Clásica, de RNE, retransmitirá en diferido Only the Sound Remains, en fecha todavia por determinar.
Las funciones de Only the Sound Remains están patrocinadas por la Fundación BBVA.
ACTIVIDADES PARALELAS
 -16 de octubre, a las 20.15 horas | Teatro Real, Sala Gayarre
Enfoques: encuentro con Ivor Bolton, director musical del Teatro Real y de Only the Sound Remains, Peter Sellars, director de escena de la ópera y Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real.
-24 de octubre, a las 19.00 horas | Residencia de Estudiantes
Charla en torno a Only the Sound Remains con Luis Gago -editor y crítico de música de Revista de Libros y crítico musical de El País-, y Carlos Rubio López de la Llave, traductor y profesor de Lengua y Literatura Japonesa en la Universidad Complutense de Madrid.
Entrada gratuita hasta completar aforo.
-27 de octubre y 3 de noviembre, a las 11.30 horas | Museo de Artes Decorativas
Taller de encuadernación japonesa: El delicado arte de la sencillez.
Curso práctico para aprender las técnicas de un oficio casi olvidado.
Actividad gratuita. Imprescindible inscripción previa (telf. 91 050 57 55)
-4 de noviembre, a las 12.00 horas | Teatro Real, Sala principal
Los domingos de cámara
Parte I:Piotr Ilich Tchaikovsky / Toro Takemitsu: Canción de otoño, para cuarteto de cuerda y clarinete
Alexander Borodin: Cuarteto de cuerdas nº 2, en Re mayor
Dmitri Schostakovitch: Trío nº 2 en Mi menor, para violín, violonchelo y piano, op. 67
Parte II:Victor Ewald: Quinteto nº 3, en Re bemol mayor, para metales
Anton Arensky: Cuarteto de cuerda nº 2, op. 3
Solistas de la Orquesta Titular del Teatro Real.