El castigo sin venganza - Teatro de la Comedia

El castigo sin venganza fue escrita por Lope de Vega en 1631, con 69 años y a cuatro de su muerte. Tema por demás escabroso para la época, fue quizás por eso ambientado en una corte italiana. La versión que ahora presenta la Compañía Nacional de uno de los textos más deslumbrantes de nuestro teatro clásico, cumple su cometido y ofrece cien minutos de pleno disfrute.

Lope narra la relación amorosa del Conde Federico con Casandra, la joven esposa de su padre, el Duque de Ferrara, y la respuesta de este cuando descubre el adulterio. El honor mancillado de este ingenia un brutal castigo que no parezca una venganza por la causa real del mismo y así ocultar el deshonor y salvarse de la vergüenza. Dicen que el argumento está inspirado en un hecho real recogido por Matteo Bandello en una de sus 214 relatos cortos, de los que catorce fueron traducidas en 1589 con el título de 'Historias trágicas exemplares'.

Cuando en 2011 reseñamos la anterior versión de esta pieza, estrenada en los Teatros del Canal por la compañía Rakatá con dirección de Ernesto Arias (ver nuestra reseña de entonces), ya nos explayamos sobre su argumento y circunstancias, sus grandes cualidades y su discutible final, como para repetirlo ahora. Baste decir que casi todo es perfecto en este texto a no ser un título que induce a malentendidos, pues no estamos ante la historia de un castigo sin venganza sino ante una simulación de ello, la cual oculta una absurda y desmedida venganza homicida.

De cómo se juzguen los hechos aún ahora, depende el tono de la pieza, y en esta adaptación el tono adoptado para el duque de Ferrara no es el adecuado para alguien que por vengar una afrenta -dura aunque comprensible- maquina un castigo tan cruel (en el que por cierto debió de inspirarse el nudo gordiano del libreto de la ópera Rigoletto, escrito por Francesco Maria Piave, basado en 'Le Roi s'amuse' de Víctor Hugo). Y de la misma manera todos los personajes no lo son de un drama sino de un conflicto casero de apariencia banal y abrupto final.

El autor de la versión, Ávaro Tato, pretende haber mantenido la esencia del original lopesco: 'Pulsiones profundas, intereses ocultos, pasiones desbocadas, caída en abismo: la tragedia como tormenta perfecta del alma humana'. Pero quizás resulte convencional y hasta trivial el resultado por un enfoque en clave de comedia en el que el padre y esposo, el hijo y amante y la mujer del triángulo fatal, parecen algo superficiales. Es probable que nos equivoquemos en estas apreciaciones subjetivas. Siempre hemos defendido quitar hierro a los argumentos que ya vienen cargados de origen, pero hay algo en esta buena puesta en escena de El castigo sin venganza que no termina de cuadrarnos.

Más acá de sutilezas, la directora demuestra su pericia al frente de un reparto compacto, cuyo supremo acierto está en el decir del verso, y de un montaje efectivo que incorporando recursos habituales -perno giratorio, espejo en el proscenio- y partiendo de ese eclecticismo formal que los británicos aplicaron a Shakespeare hace décadas y ahora todos usamos en los clásicos, consigue una puesta en escena notable a la que colabora como habitualmente un equipo técnico de primera, dando lugar a una buena producción, eficaz en todos sus términos. El cuidadoso trabajo musical -a tenor de sus explicaciones- de Ignacio García no se aprecia lo suficiente en una primer audición, y cantos y bailes son excelentes en su parquedad. En el vestuario de Gabriela Salaverri no nos gusta ese coro 'a la naranja mecánica' y en la escenografía no captamos el significado del sillón de barbero.

Minucias que no afectan a lo esencial, un texto excepcional dicho de forma excelente por un reparto que se las sabe casi todas en el teatro del Siglo de Oro. Qué vamos a decir de Joaquín Notario, el cual ha pasado por todos los grandes papeles clásicos, del don Lope de Figueroa en El alcalde Zalamea al Basilio de La vida es sueño, y cuyo mayor desafío es cuidar de no parecer siempre el mismo. Algo parecido en veteranía toda hay que decir de Rafa Castejón, añadiendo que esta vez se supera y su largo recitado revelando su penar amoroso a Casandra es el momento estelar de la velada. Beatriz Argüello está convincente y Carlos Chamarro acertado en un moderado enfoque del personaje gracioso.

Más comedia que tragedia, más reposada que impactante, un monumento de nuestro idioma que en la sesión del martes un público devoto agradeció en grado sumo. Dos meses y medio en cartel sabrán a poco y se agotarán una vez más las localidades en la calle del Príncipe a mayor gloria de don Félix Lope.

Aproximación al espectáculo (del 1 al 10)
Interés, 9
Texto, 10
Dirección, 8
Interpretación, 8
Puesta en escena, 7
Producción, 8
Programa de mano, 8
Documentación para los medios, 7


Teatro de la Comedia
El castigo sin venganza, de Lope de Vega
Del 21 de noviembre al 9 de febrero de 2018
Versión Álvaro Tato
Dirección Helena Pimenta

Asesor de verso Vicente Fuentes
Coreografía Nuria Castejón
Asesor de Canto Juan Pablo de Juan
Selección y adaptación musical Ignacio García
Iluminación Juan Gómez Cornejo
Escenografía Mónica Teijeiro
Vestuario Gabriela Salaverri
Creación Y producción CNTC

Reparto (por orden de intervención)
Ricardo: Alejandro Pau
Febo: Fernando Trujillo
Duque de Ferrara: Joaquín Notario
Cintia/Andrelina /Lucrecia: Lola Baldrich
Aurora: Nuria Gallardo
Federico: Rafa Castejón
Batín: Carlos Chamarro
Casandra: Beatriz Arguello
Marqués de Gonzaga: Javier Collado
Coro: Anna Maruny, Fernando Trujillo, Alejandro Pau, Íñigo Álvarez de Lara

Encuentro con el público, 13 de diciembre de 2018
Horario de funciones:
Martes y domingos a las 19 h.
De miércoles a sábado 20 h.
Lunes: descanso
Precios:
De 10 a 25  € 
(Jueves día del espectador: 50 % de descuento)

GIRA
Las Palmas Teatro Cuyás 22 – 23 de febrero de 2019
Valladolid Teatro Calderón 8 – 10 de marzo de 2019
Zaragoza Teatro Principal 21 – 24 de marzo de 2019
Logroño Teatro Bretón 29 – 30 de marzo de 2019
A Coruña Rosalía de Castro 5 – 6 de abril de 2019
Córdoba Gran Teatro 1 – 2 de mayo de 2019
Santander Palacio de Festivales 10 – 11 de mayo de 2019
Palma de Mallorca Teatre Principal 25 – 26 de mayo de 2019
Almagro Hospital de San Juan Julio.