Ópera - Falstaff - Teatro Real

Fue la última obra de un anciano desencantado, que tras convertirse en el más célebre compositor de ópera italiana, -puente entre el belcanto de Rossini, Donizetti y Bellini y la corriente del verismo y Puccini-, y crear algunos de los títulos más populares, después de tantos héroes y heroínas, de tanta épica y tanta lírica, quiso despedirse componiendo la última ópera bufa italiana, con un marginal como protagonista, con una partitura ligera, con un mensaje de escepticismo sobre las vanas pompas de la vida mundana y una visión muy realista de la naturaleza humana.

Claro que el modelo elegido no era el 'barbone' de la esquina, sino John Falstaff, el personaje inmortal creado por William Shakespeare, ese borrachuzo, marginal, vanidoso e impresentable, ya muy entrado en carnes y en años, que se ha convertido con el tiempo en el antihéroe por excelencia. No era Otelo ni Macbeth y aunque tenía algo del bufón Rigoletto ni le ocurrían tales dramas ni se tomaba la vida en serio. No gustó mucho al exquisito público de su tiempo y la obra ha permanecido en el olvido más absoluto hasta su reciente rescate, con el último cambio de siglo y el resquebrajamiento del paradigma ilustrado. Actualmente está de moda y es la nº24 de las cien óperas más representadas en el período 2005-2010.

Una ópera poco pegadiza, nada solemne, con un gordinflón pasota de protagonista y unas comadres parlanchinas en lugar de una heroína como Violeta Valéry o Luisa Miller. Y sin embargo con un libreto excelente, un argumento bien creíble, una trama entretenida. Una ópera para ser vista además de oída, necesitada de una puesta en escena atractiva y sugerente. Todo eso vale mucho dinero en esta sociedad del espectáculo tan sofisticada en vistosos entretenimientos, y entendiéndolo debidamente los cosos de Tokio, Bruselas, Burdeos y Madrid han unido fuerzas y sobre todo chequeras.

Y el resultado ha sido una extraordinaria producción, un espectáculo de la máxima calidad del cual le ha cabido al Teatro Real el honor de su estreno absoluto antes de recorrer el resto de las ciudades involucradas, basado firmemente en sobresalientes direcciones artística y musical del francés Laurent Pelly del italiano Daniele Rustioni respectivamente. Pelly incrementa su merecida fama de construir dramaturgias claras en espacios nítidos, de narrar en las imágenes de sus montajes teatrales la música que se está escuchando sin desvíos ni paréntesis, de ser un experto en la dirección actoral de los cantantes, como ya ha dejado claro en el Teatro Real anteriormente con La hija del regimiento, de Gaetano Donizetti en 2014, Hansel y Gretel, de Engelbert Humperdinck, en 2015, y  El gallo de oro, de Nikolái Rimski-Kórsakov en 2017.

Traslada Falstaff a nuestro tiempo, mejor dicho a esos años sesenta de esposas con cardado y maridos con gabardina, y dota a todos -pobretones y adinerados- con indumentarias de veracidad apabullante, sobre una escenografía mutante diseñada por Barbara de Limburg, que se abre y cierra como un molusco intrigante, para trazar un viaje fantástico desde un bar del extrarradio a los confines de un bosque encantado pasando por el entramado kistch donde se agitan estas comadres de un Windsor de clase media urbana. Realmente sobresaliente el resultado obtenido por Pelly, con variaciones escénicas muy meritorias -en este tiempo de escenografías únicas- en cada una de las seis partes que componen los tres actos.

Altamente notable estuvo la dirección musical de Daniele Rustioni, debutante en el Real tras triunfos en teatros ópera de todo el mundo. Ante una compleja partitura de endiablados vericuetos entre pequeñas células melódicas, variaciones de tonalidades, detalles de instrumentación, y timbres y armonías asociadas a personajes y situaciones determinadas, dio señales claras de dominio completo y absoluta identificación, consiguiendo perfecto engarce entre la orquesta y el reparto, entre instrumentos y voces que se solapan con frecuencia dificultando su percepción de no depender de batuta competente.

El segundo reparto, el que estrenaba este miércoles, no pudo parecernos mejor. El barítono Misha Kiria ofreció un Falstaff esepectacular vocal y actoralmente, un prodigio de puesta en escena. Es de justicia destacar junto a él al atribulado Ford de Àngel Òdena, al dulce Fenton de Albert Casals, al urdidor Bardolfo de Mikeldi Atxalandabaso y hasta al descerebrado Pistola de Valeriano Lanchas que se cubrió de gloria en su travestismo final como dulce novia. Que no quede sin mencionar la pequeña y correcta contribución de Christophe Mortagne en ese malhadado pretendiente Caius.

Igual de notable resultó la presencia femenina, con una acertadísima Teresa Iervolino en esa genial irrupción de Mistress Quickly en la guarida tabernaria con sus graciosos '¡Reverenza!'. Raquel Lojendio gozó de más presencia como la comadre Alice que Gemma Coma-Alabert como la comadre Meg -las dos señoras pretendidas por el gordo golfante-. Rocío Pérez bordó su Nannetta.

Ya habrán reparado en el nada habitual despliegue de nombres españoles en esta producción, algo a destacar sin duda. Con un aforo al completo, el público se mostró muy satisfecho y premió especialmente al muy habitual Ódena y a la debutante Pérez en estas tablas. Y reconoció generosamente los méritos del barítono georgiano Kiria, que parecía hecho a medida de este Falstaff para el que 'todo en el mundo es burla', un espectáculo que aúna humor y perspicacia, vitalidad y hondura, melancolía y regocijo, esas cosas que parecen reñidas y son el prisma de lo humano.

Aproximación al espectáculo (valoración del 1 al 10)
Interés: 8
Partitura: 8
Libreto: 9
Dirección musical: 8
Dirección artística: 9
Voces: 8
Interpretación actoral: 9
Puesta en escena: 8
Producción: 9
Programa de mano: 9
Documentación a los medios: 9


Teatro Real
FALSTAFF
Commedia lirica en tres actos
Giuseppe Verdi (1813 – 1901)
Libreto de Arrigo Boito, basado en Las alegres comadres de Windsor, Enrique IV y Enrique V de William Shakespeare
23, 24, 25, 27, 28, 30 de abril, 1, 2, 6, 7, 8 de mayo de 2019
Estrenada en el Teatro alla Scala de Milan el 9 de febrero de 1893
Nueva producción del Teatro Real, en coproducción con Teatre Royal de La Monnaie de Bruselas, Opéra National de Bordeaux, Tokyo Nikikai Opera Foundation y Neoescenografia S.L.
       
Director musical            Daniele Rustioni
Director de escena y figurinista     Laurent Pelly
Escenógrafa                 Barbara de Limburg
Iluminador                 Joël Adam
Director del coro             Andrés Máspero

REPARTO
Sir John Falstaff     Roberto De Candia (23, 25, 28, 30 de abril. 2, 6, 8 de mayo)
            Misha Kiria (24, 27 de abril. 1, 7 de mayo)
Fenton             Joel Prieto (23, 25, 27, 28, 30 de abril. 2, 8 de mayo)
            Albert Casals (24 de abril. 1, 6, 7 de mayo)
Dr. Caius         Christophe Mortagne
Bardolfo         Mikeldi Atxalandabaso
Pistola         Valeriano Lanchas
Mrs. Alice Ford     Rebecca Evans (23, 25, 28, 30 de abril. 2, 6, 8 de mayo)
            Raquel Lojendio (24, 27 de abril. 1, 7 de mayo)
Ford            Simone Piazzola (23, 25, 28, 30 de abril. 2, 6, 8 de mayo)
            Àngel Òdena (24, 27 de abril. 1, 7 de mayo)
Nannetta         Ruth Iniesta (23, 25, 28, 30 de abril. 2, 6, 8 de mayo)
            Rocío Pérez (24, 27 de abril. 1, 7 de mayo)
Mistress Quickly     Daniela Barcellona (23, 25, 28, 30 de abril. 2, 6, 8 de mayo)
            Teresa Iervolino (24, 27 de abril. 1, 7 de mayo)
Mrs. Meg Page         Maite Beaumont (23, 25, 28, 30 de abril. 2, 6, 8 de mayo)
            Gemma Coma-Alabert (24, 27 de abril. 1, 7 de mayo)
       
Coro y Orquesta Titulares del Teatro Real
   
DURACIÓN APROXIMADA: 2 horas y 40 minutos
Actos I y II: 1 hora y 25 minutos
Pausa de 25 minutos
Acto III: 50 minutos

La función del día 2 de mayo será transmitida en directo por la cadena de televisión Mezzo
Las funciones de Falstaff cuentan con el patrocinio de Endesa

ACTIVIDADES PARALELAS

16 de abril a las 20.15 horas | Teatro Real, Sala Gayarre
Enfoques: encuentro con Daniele Rustioni y Laurent Pelly ─directores musical y escénico de Fasltaff─, el escritor y musicólogo Andrés Ibáñez y Joan Matabosch, director artístico del Teatro Real.
Acceso libre hasta completar aforo.

27 de abril a las 18:00 horas | Museo del Romanticismo, Auditorio
Cuentacuentos en familia: los cuentos de Shakespeare, por Rosa Muñoz.
Con motivo del Día del Libro, el Museo recuperará las versiones que Charles y Mary Lamb hicieron en el siglo XIX de los cuentos de Shakespeare.
Actividad libre para mayores de 8 años. Reserva de plazas en el teléfono 914 483 647.

28 de abril a las 12.00 y a las 17.00 horas | Teatro Real, Sala Gayarre
¡Todos a la Gayarre!: talleres musicales para toda la familia, con dirección y presentación de Fernando Palacios.
El vividor que se reía del mundo: torpe, vanidoso, cobarde, gordinflón, pendenciero... pero muy simpático.

28 de abril a las 13.00 horas | Teatro Real, Sala principal
Ópera en cine: Otello, de Giuseppe Verdi, que, como Falstaff, tiene libreto de Arrigo Boito a partir de William Shakespeare. Dirección musical de Renato Palumbo y dirección de escena de David Alden, con Gregory Kunde, Ermonela Jaho, George Petean y Alexey Dolgov en los papeles protagonistas.

Hasta el 20 de abril | Teatro Real, Sala principal, talleres, salas de ensayo
Ópera al descubierto: El ingenioso y sarcástico Falstaff servirá de excusa para conocer con detalle todo lo que rodea una producción de ópera. Ensayos, vistas técnicas y vivir en primera persona los imprevistos de un estreno de ópera, son algunos de los alicientes de este singular taller.

2 de mayo a las 20.00 horas
El canal de televisión Mezzo retransmitirá Falstaff en directo para todo el mundo.
La 2, de TVE retransmitirá la ópera en diferido en fecha todavía por determinar, antes de su edición en DVD con distribución internacional.

Hasta el 17 de mayo a las 19 horas | Instituto Internacional, Salón de actos
Ciclo de cine: Orson Welles: Master Storyteller.
Con el apoyo de la Embajada de EE.UU. en Madrid
26 de abril: The Stranger
3 de mayo: Mr. Arkadin
10 de mayo: Touch of Evil
17 de mayo: F for Fake.