Tabarnia, ¡Qué buena idea!

Creo que la idea de pedir el derecho de autodeterminación y la independencia de Tabarnia a los indepes es una idea que está muy bien razonada y que es una petición que vale la pena firmar.

Es más, animo a los araneses a que hagan lo mismo a la mayor brevedad y exijan también el derecho de autodeterminación y la independencia de una hipotética Cataluña independiente si no quieren que El Valle de Arán pierda a una buena parte de su distinguida clientela, clientela que empieza a estar algo más que mosqueada con la matraca indepe. La verdad es que las vacas que tienen en el Valle están muy bien, pero sería una pena tener que volver al pastoreo intensivo a estas alturas de la película y además dudo que hubiera trabajo para todos.

En cuanto a Tabarnia, creo que a los de la barretina a rosca les ha pillado con el paso cambiado. ¿No querían caldo?, pues ya tienen tres tazas. Qué digo tres, de momento ya van 200.000 tazas y la cosa parece que no ha hecho mas que empezar.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Enrique Zubiaga

Nací en Bilbao y soy vasco -y por lo tanto español- por los cuatro costados.

Con 20 años decidí seguir los pasos de mi abuelo, un pionero de la aviación que apareció en Guecho, Vizcaya, en su artefacto volador procedente de Biarritz en el año 1913... y no llegó a la playa, donde le esperaba la banda de música y todo el pueblo. Mi abuelo se fue al agua (que fallara el motor era bastante normal en aquellos tiempos) y llegó a la playa en un bote, con un queso que traía de Francia para mi bisabuela. El capó de su avión, con el agujero por donde reventó un cilindro, lo doné recientemente al museo de la Fudación Infante de Orleans, que con enorme mérito se dedica a restaurar aviones antiguos.

Mi abuelo voló hasta los ochenta años y yo sólo llevo volando 34. Actualmente soy comandante de una compañía aérea, pero para llegar hasta aquí tuve que emigrar y trabajar muy duramente: estuve seis años en Estados Unidos y México.

En EE.UU. enseñó a volar a mucha gente, incluida mi mujer, pero antes fregué platos, aparqué coches, trabajé de camarero y también de cocinero, con bastante éxito por cierto, en un restaurante vasco de Miami y en un hotel de Carolina del Norte.

También volé el reactor privado de un millonario en México, donde nació mi hija mayor.

Ya de vuelta en Bilbao di clases de vuelo, remolqué carteles de publicidad aérea, hice fotografías y rodé películas desde una avioneta, para acabar encontrando trabajo en una compañía charter a la que vi quebrar poco después... y vuelta a empezar.

En treinta años he vivido en Menorca, Florida, Monterrey, Carolina del Norte, Bilbao, Mallorca, Madrid... Toda la vida con la familia de un lado para otro y con el petate al hombro.

Lo más leído