La Hora de la Verdad

Miguel Ángel Malavia

Quo vadis, Mayor Oreja?

Admiro a Jaime Mayor Oreja. Creo que hubiera sido un magnífico lehendakari si el sueño constitucionalista del 2001, junto a un Redondo Terreros que ha sido lo mejor del socialismo español en mucho tiempo, hubiera fructificado. Faltó poco. Y lo pagaron excesivamente. Ambos políticos quedaron desplazados, cediendo el testigo en sus respectivos partidos a mujeres de garbo como Rosa Díez y María san Gil. Hoy sólo queda la ex socialista, aunque por otros derroteros: los de abrirse paso en política a través de un partido minoritario, fuera del sistema. Tal como está montado el chiringuito… heroico.

Por eso me han dolido sus últimas afirmaciones. Pienso que arriesga mucho crédito personal al asegurar que tiene la “certeza” de que el Gobierno está negociando con ETA. Sinceramente, por el contexto, no lo encontraría lógico, en absoluto. El cambio está siendo incipiente en el País Vasco, con un Gobierno no nacionalista por primera vez en la democracia. Gobierno de Patxi López que, apoyado por Basagoiti, va alcanzando cambios significativos y sintomáticos. En la lucha antiterrorista, los etarras caen como chinches, se persigue a los borrokas y la Justicia muestra su lado más implacable. Francia, que lleva muchos años de cooperación sincera, por desgracia, tras el asesinato por primera vez de un gendarme en territorio galo, es ya parte activa en la búsqueda del fin de la lacra terrorista. Y el Gobierno es rotundo: nada de diálogo.

Mayor Oreja siempre ha acertado en este campo. Él fue el primero en advertir a Aznar, en su primera legislatura, que se equivocaba al escuchar a ETA. Ésta mentía y sólo buscaba una tregua para el rearme. Como con Felipe González. Como con Zapatero. En su día, desde este espacio, yo mismo también afirmé que Zapatero mentía cuando decía que no negociaba con los terroristas tras el atentado de la T-4. Y también, posteriormente, critiqué a los demagogos que afirmaban que Zapatero esperaba a ganar las elecciones de 2008 para, a continuación, retomar el diálogo con ETA. Siempre he dicho lo que he pensado, sin importarme si me situaba a uno u otro lado. Como ahora: creo irresponsable asegurar como una certeza lo que sólo alguien muy bien informado podría saber. Don Jaime fue ministro de Interior. Seguro que mantiene buenas fuentes… pero no me lo creo.

No me lo creo porque a una aseveración sigue un latiguillo que denota interés e inquina. Y ésta suele ser apasionada, irracional. ¿Y si no, a qué viene decir que Zapatero y ETA “no son adversarios, sino aliados potenciales”? ¿Y lo de que la banda “ayudará a Zapatero a ganar las generales”, como contrapartida de que se le va a permitir estar presente en las elecciones autonómicas y regionales vascas? Lo peor es cuando esa imagen de entendimiento entre el Gobierno de todos los españoles y una banda de asesinos se justifica con la idea de que ambos buscan “una España debilitada”. Es muy triste decir esto en público. Es irresponsable salido de la boca de un político. Zapatero mintió a todos los españoles. Ahí sí cabían las mayores críticas. Hoy, en marzo de 2010, se dice que no se negocia. Pero es que son los propios hechos los que parecen dar la razón al Ejecutivo. Ahora no cabe la insidia.

Y es que, en caso de que Mayor Oreja volviera a tener razón, como antes siempre la tuvo, nos encontraríamos ante el mayor acto goebbelsiano de la historia de la democracia española. Sin que absolutamente nadie se dé cuenta, incluido el principal partido la Oposición, Zapatero habría, no ya engañado a medio país, sino al conjunto de España salvo un hombre. El hombre que nunca se equivocó… ¿Salvo cuando se dejó llevar por la visceralidad?

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

Autor

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Miguel Ángel Malavia

Conquense-madrileño (1982), licenciado en Historia y en Periodismo, ejerce este último en la revista Vida Nueva. Ha escrito 'Retazos de Pasión', ¡Como decíamos ayer. Conversaciones con Unamuno' y 'La fe de Miguel de Unamuno'.

Lo más leído