Hacker, genética y transhumanismo. PD

El concepto del hackeo está cambiando radicalmente. Hasta ahora, estas acciones se identificaban con la intromisión en sistemas ajenos para obtener beneficios. El nuevo enfoque consiste en convertirnos en hackers de nuestro organismo: realizar intromisiones genéticas o tecnológicas en nuestro cuerpo, muchas veces autoinfligidas, con el deseo de mejorarse. De momento, no ha salido muy bien. Aún se recuerda el caso de un biohacker que falleció después de inyectarse la herramienta CRISPR para editar su genoma y mejorar su musculatura.

Las personas propensas a este tipo de experimentos se agrupan en el movimiento transhumanista. Tal y como informa la revista Genética Médica, los adeptos al movimiento

Buscan la transformación y mejora del ser humano mediante el uso de diferentes tecnologías que sumen nuevas capacidades a las que ya posee por sí mismo.

Pero el biohacking no solo es un concepto transhumanista. Se considera biohacker a toda persona que intenta ofrecer a ciudadanos ajenos a las instituciones científicas instrumentos y métodos para modificarse tanto a sí mismos como a su entorno.

En España, los investigadores Daniel Grajales y Álvaro Jansá ofrecen este servicio a través de la empresa DIYBIO, el primer grupo de biohacking en este país. En una reciente entrevista, que recupera el portal Genética Médica señalan que su objetivo es

Sacar la ciencia de los grandes centros de investigación de la Big Pharma, llevarla al garaje y empezar a pensar en nuevas maneras de usarla.

Es obvio que el movimiento del biohacking, señala Rubén Megía, autor del mencionado artículo, es capaz de abrir las puertas a una cantidad impresionante de nuevos tratamientos experimentales, pero de este movimiento al "libre albedrío científico" hay solo un paso y tanto quienes están a favor como aquellos en contra son conscientes de ello.

Lo que es innegable es el interés que estos movimientos están despertando entre la población. De hecho, entre los días 19 y 21 de octubre de 2018 se celebra en Madrid el congreso Transvisión entre entidades y expertos cercanos al transhumanismo. Su objetivo será acercar al gran público sus postulados y, tal vez, sirva a muchos para resolver sus dudas respecto a estos no poco controvertidos asuntos.

Uno de los precursores del evento, José Luis Cordeiro, ya expuso las líneas generales de Transvisión en el Congreso Internacional de Longevidad y Criopreservación, organizado en el CSIC por la Fundación Vidaplus, en mayo de 2018.