Rituales para poner contra las cuerdas a las espinillas

Remedios caseros
Remedios caseros

Las espinillas no son un problema únicamente de adolescentes, pues también los adultos pueden padecer esta alteración cutánea. Para colmo, el empleo recurrente de mascarillas ha favorecido los brotes de acné. Un fenómeno que los expertos han bautizado como maskné y que, sin duda, conviene atar en corto con una serie de medidas.

Tal y como afirma la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) «el acné es uno de los motivos más frecuente de la consulta dermatológica».  Por lo tanto, este problema es el caballo de batalla de una cantidad ingente de la población pues esta presencia constante de granos lastra la autoestima de la persona afectada, especialmente durante la pubertad y la adolescencia ya que es una época en la que son muy vulnerables a este tipo de cuestiones estéticas.

Nunca estrujes un grano

Por lo tanto, conviene coger el toro por los cuernos y adoptar una serie de pautas que, sin duda, pueden atenuar el acné. En cualquier caso, es vital tener en cuenta que nunca debemos tratar de eliminarlas con las manos pues agravamos el problema ya que nos exponemos a una infección de la piel dado que al manipularla se rompe la barrera cutánea y se franquea el paso a las bacterias.

Pero es cierto que muchos sienten un placer inconfesable al estrujar un grano y ver expulsado todo su pus. Al caer rendidos ante esta tentación estamos generando endorfinas que son las responsables de la felicidad. Tal fenómeno se llama forunculofilia y existen infinidad de vídeos en internet que ofrecen la posibilidad de ver cómo un desconocido se revienta una espinilla. Curioso, ¿verdad? No obstante, por el bienestar de nuestra piel, debemos resistirnos a esta práctica.

La importancia de la limpieza nocturna

Sin duda, la mejor manera de quitar las espinillas pasa por prevenir su aparición. Los expertos insisten en la necesidad de llevar a cabo una adecuada limpieza de la piel y el correspondiente desmaquillaje del rostro antes de ir a dormir. Con este sencillo, pero crucial gesto, se eliminan las impurezas, el exceso de sebo y los poros quedarán bien limpios. Esto último resulta indispensable para evitar las espinillas o puntos negros.

Y después del deporte, también

Tampoco debemos faltar a nuestra cita con una oportuna limpieza facial tras la práctica del deporte. De lo contrario, quedarán restos de sudor que pueden penetrar en los poros y propiciar las odiadas espinillas.

Somos lo que comemos

En una adecuada estrategia de lucha contra el acné cobran una especial protagonismo los alimentos que ingerimos pues un abuso de productos lácteos, los azúcares procesados y la comida basura pueden allanar el camino a las espinillas. Por lo tanto, urge cerrarles el paso con una dieta exenta de esta clase de productos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Lo más leído