Achaques de la vejez

Dos ancianos, hablando sobre el envejecimiento, y uno le dice al otro:

– La peor parte se la llevan nuestras mujeres, y además ellas se niegan a admitir que envejecen y tratan siempre de esconder sus achaques.

-Tienes mucha razón, pero he encontrado un buen truco para hacerles ver sus discapacidades a través de un sencillo juego: Así, si quieres saber si tu mujer empieza a quedarse sorda, colócate a 10 metros de ella y hazle una pregunta.

Después, cuando veas que no te responde, acércate a 5 metros. Después a 2 metros, y después a 1 metro.
Y entonces no le quedará mas remedio que darse cuenta que está sorda.

El anciano encuentra que la idea es muy buena y cuando vuelve a casa se coloca a 10 metros de su mujer y le pregunta con voz fuerte:

-Cariño, ¿que hay de cena?
No recibe respuesta. Entonces se acerca a 5 metros y le pregunta de nuevo:

-Cariño, ¿que hay de cena?
No recibe respuesta, por lo que se acerca a 2 metros y le pregunta:

-Cariño, ¿que hay de cena?
No recibe respuesta. El tipo totalmente asombrado, se aproxima a 1metro y grita:

-Cariño, ¿que hay de cena?

Su mujer se gira y le dice, con cara de exasperación:

– TE LO DIGO POR CUARTA VEZ,

– ¡¡¡POLLO CON PATATAS FRITAS!!!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído