Postre de castañas del libro escuela de cocina navarra «El Bosquecillo»

Las castañas son uno de los, frutos secos destacados de la época invernal. De hecho, las ciudades españolas se llenan de puestos de castañas asadas que aportan su característico aroma y calor a las frías calles de esta época del año. Antiguamente, eran la base de la alimentación en Europa. Se comían secas, asadas o en forma de harina hasta que perdieron protagonismo con la popularización del maíz y la patata en el siglo XVI.
cassat9
Casi cereales Dentro de los frutos secos, son las que menos grasas poseen y, por tanto, los menos calóricos. Incluso, su composición se acerca más a la de los cereales ya que son ricas en hidratos de carbono complejos. Cuenta en torno al 50% de agua y es un alimento de gran valor nutritivo por lo que su consumo es perfecto para estudiantes,

deportistas y niños, dado su aporte energético. Poseen nutrientes reguladores como el potasio y los flatos. Su cantidad de hidratos de carbono es mayor que en el caso de otros frutos, por lo que los diabéticos moderarán su consumo.
Cada 100 gr. aporta 200 calorías. El aporte calórico se duplica si las castañas son secas
35 gr. de hidratos de carbono, por 2 gr. de proteínas.
También son ricas en hierro,y en calcio.

CÓMO ELEGIRLAS: deben ser gruesas, piel brillante y duras al tacto.
Tienen fama de ser mejores las gallegas.
Pilongas se llaman a la variedad que para conservar se seca. Para utilizarlas se tienen que poner a remojo de víspera y si es necesario, al final, unos treinta minutos en agua caliente.
Para asarlas, lavarlas, hacerles un corte en la piel y ponerlas en un recipiente o sartén agujereado. Ponerla a la lumbre, tapadas y removiendo a menudo. Cuando estén tostadas, retirarlas del fuego y envolverlas en un papel de estraza o en toallas para conserva su calor y que se ablanden.

CASTAÑITAS DE NAVIDADDSCF3900
INGREDIENTES:
250 g. de castañas frescas, peladas.
100 g. de azúcar glas.
25 g. de mantequilla.
200 g. de chocolate cobertura.
125 g. de cacao amargo.

MODO DE HACERLO: Las castañas una vez peladas y lavadas se ponen en cacerola con poca agua y un poco de vainilla y se cuecen despacio, con la cacerola tapada hasta que estén muy suaves. Se escurren bien y se pasan por el pasa-purés poniéndolo en un recipiente hondo. Se incorpora el azúcar glas y 25 gr. de mantequilla trabajándolo con espátula de madera hasta que esté bien mezclado. Se forman bolas más pequeñas que castañas y se van poniendo en bandeja, reservándolas hasta que estén totalmente frías. Bañarlas en chocolate cobertura y reservan en sitio fresco hasta solidificar la cobertura.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Lo más leído