Arroz a la cubana

INGREDIENTES:
250 g. de arroz.
Dos dientes de ajo.
Tallo de perejil.
20 g. de mantequilla.
Cebolla. Caldo o agua.
Un kilo de tomate, maduro.
Cuatro huevos.
20 g de harina.
Sal y pimienta blanca molida.
Uno o dos plátanos.

MODO DE HACERLO: Preparar el arroz medido en una medida de capacidad y tener el agua hirviendo, doble capacidad de agua que de arroz.
En cacerola se pone un dl de aceite con un diente de ajo, a fuego moderado y cuando empiece a tomar color se añade el arroz, medido. Se rehoga envolviendo el arroz en la grasa hirviendo, sin refreír. Es echa el agua hirviendo, doble capacidad de agua que de arroz y se mira la hora. Debe hervir los cinco primeros minutos a fuego vivo, los diez siguientes a fuego más suave pero por igual y los últimos cinco minutos más despacio, y tapado.
Se añade la mantequilla y tapada la cacerola se deja reposar, tapado durante cinco minutos aproximadamente

Durante los cinco minutos primeros se le pone la sal y un majado de ajo disuelto en unas cucharadas de agua hirviendo. Cuando haya pasado otros cinco minutos se rectifica de sal. (En total el tiempo de cocción será de 20 minutos). Pasados los 20 minutos se retira del fuego, se añade la mantequilla a trozos y tapada la cacerola se deja reposar cinco minutos más antes de servir.

EL PLATANO partido a trozos y se fríe en un poco de aceite bastante caliente

LA SALSA DE TOMATE: En sartén con 1/2 dl. de aceite, se estofan dos cucharadas de cebolla picada. Se añade 1/2 kg. de tomate picado o triturado, se hace hervir hasta que se concentre y se añade una cucharadita de harina. Se rehoga y se incorpora 1 dl. y 1/2 de caldo. Se le da un hervor, rectificándolo de sal. Se cuela y se reserva para servir.

HUEVOS FRITOS: Se prepara uno o dos huevos por persona y abundante aceite de oliva.
La sartén se pone a fuego moderado hasta que esté muy caliente. Se pone el aceite y cuando éste esté muy caliente, que eche humo se casca un huevo. Puede hacerse un leve movimiento de vaivén con el fin de que el huevo no se pose en la sartén. Con una cuchara se le echa por encima aceite hirviendo para que se cuaje algo encima de la yema. Cuando la clara se vea ligeramente cuajada, se saca el huevo ayudándose de una espátula de acero o espumadera.
A los huevos fritos se les pone la sal en la mesa, nunca al freírlos, ya que la sal ablanda los alimentos y podrían romperse con más facilidad.

Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído