Algunos consejos prácticos

Las proteínas de origen animal son las que tienen más valor para la construcción de tejidos que necesita el organismo, pero también las proteínas de origen vegetal son convenientes para el crecimiento y conservación del cuerpo humano.

Un desayuno copioso y nutritivo es indispensable para iniciar satisfactoriamente la jornada de trabajo.

Si no existen contraindicaciones del médico, conviene consumir las proporciones debidas de sal porque, además de mejorar el sabor de los alimentos, ayuda a la coagulación de las proteínas.

Una alimentación suficiente, armónica y equilibrada, es una fuente de conservación de la salud.

Las verduras y vegetales deben cocerse en recipientes cerrados y con poca agua, pues así se desnaturalizan menos las vitaminas más importantes.

Siga los .consejos de su médico para la alimentación de sus hijos pequeños: favorecerá su desarrollo y crecimiento.

Todos los alimentos que contienen hierro o proteínas son buenos para la formación de la sangre. Entre ellos destacan la carne, huevos, pescados y lentejas.

El régimen alimenticio debe adaptarse a la edad y actividad profesional de cada persona.

Las pérdidas de peso pueden obedecer a una alimentación deficiente en calorías. Normalmente, el peso de los 25 a 30 años es el peso deseable para el resto de la vida. Si se sobrepasa este peso con el transcurso del tiempo, probablemente se debe a ingerir un exceso de calorías.

Los caldos son menos nutritivos de lo que suele creerse. Los elementos más nutritivos quedan en los alimentos que sirvieron para hacerlo.

Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído