Peras al vino ¿Por qué es bueno comer peras?

Si pensar en su jugoso y dulce sabor no es suficiente para encontrar buenas razones por las que comerlas, también podemos hablar de su composición y de sus propiedades.
No es una de las frutas más vitamínicas, aunque aporta una gran cantidad de agua, por lo que es aconsejable en dietas de adelgazamiento por su poder diurético.

También estaremos ingiriendo gran cantidad de fibra, azúcares energéticos y minerales, como el potasio. Este último contribuye en la generación deI impulso nervioso, en la actividad muscular y en las células. Y aunque su contenido de vitaminas no es muy reseñable, contiene vitamina e y provitamina A. De todas formas, para ingerir la cantidad diaria recomendada de vitamina e sería necesario consumir un mínimo de cuatro o cinco piezas de pera.

Elegir las mejores
La elección de esta fruta en el mercado es tan importante como la recolección de la misma y los procesos por los que haya pasado previamente hasta llegar a nuestras manos.

Aunque depende de la tipología de pera, muchas de ellas se recogen, principalmente, a finales de verano o comienzos de otoño.
Importante para que conserven intacta su calidad y propiedades es el hecho de recolectarlas cuando todavía no están maduras.

Así, para las de otoño, lo mejor es cortarlas a finales de verano, mientras que las de invierno se arrancan durante los primeros meses de entretiempo.

Al llegar al supermercado, algunos trucos nos ayudarán a conocer las mejores piezas como, por ejemplo, notar si cede a la leve presión del dedo.

Una vez en casa, lo más adecuado es extraerlas de la bolsa o el envoltorio donde se encuentran y almacenarlas en lugares frescos, secos y protegidos de la luz. También aguantan perfectamente fuera de la nevera, aunque si lo que deseamos es que no maduren demasiado deprisa, la mejor opción es situadas en la parte menos fría del frigorífico.

INGREDIENTES: 6 peras de las llamadas «de Roma».
3 decilitros de vino tinto.
Corteza de limón.
Canela en rama.
200 g. de azúcar.
150 g de chocolate cobertura.
250 g de nata montada.

MODO DE HACERLO: Las peras que no deben estar muy maduras, se pelan y se ponen en cacerola con el azúcar, el vino y los aromas.

Tapada la cacerola se hace cocer despacio durante 20 ó 25 minutos y cuando estén tiernas se retiran y se hace cocer el jugo hasta que esté como un jarabe.
Se sirven frìas.

Con el chocolate, derretido a baño Maria se forman unas figuras sobe un papel blanco y cuando estén sólidas se emplean para el adorno juntamente con la nata.

Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído