Sopa de puerros – Vichyssoise – Receta del libro escuela de cocina navarra «El Bosquecillo»

INGREDIENTES :
50 ó 75 g. de mantequilla.
3 puerros grandes.
50 g. de cebolla.
1/2 kg. de patatas.
1/4 litro de leche.
3/4 litro de caldo de carne.
Sal.
Pimienta blanca molida.
1 dl. de nata liquida.

MODO DE HACERLO: Se pone en cacerola el puerro y la chalota picados muy finos, se añade la mantequilla y un poco de pimienta blanca molida, se tapa la cacerola y se pone a fuego moderado hasta que inicie la cocción.

A continuación a fuego suave hasta que el puerro esté rehogado – unos 10 minutos -, se añaden las patatas lavadas, peladas y partidas a lonchas finas, se mezcla bien y tapada la cacerola se vuelve a poner a fuego moderado y cuando vuelva a iniciar la cocción mantenerlo a fuego suave durante unos 25 ó 30 minutos.

Cuando el conjunto esté tierno, se añaden 3/4 de litro de agua o caldo hirviendo, se cuela por el chino triturándolo. Se añade la leche caliente y la nata liquida, se rectifica de sal y se sirve en tazas.

Se puede acompañar con lonchas de pan tostado, que se sirven aparte para que cada uno se sirva o con lonchas finas de jamón frito. También puede servirse fría, en este caso sin pan ni jamón.

Regar con pequeñas porciones de aceite de oliva.

Si se desea se puede poner sobre la crema una pequeña porción de nata montada condimentada con sal.

Puerro, buen antioxidante
– El bajo valor calórico del puerro hace que esta verdura pueda ser incluida en dietas de adelgazamiento.

El puerro, verdura en crema
Más de 4.000 años de existencia avalan a este vegetal que comenzó a cultivarse en al¬gunos países de la cuenca Mediterránea como Mesopotamia.

Egipto, Turquía e Israel En la actualidad el principal país productor de puerros es Francia y en España se cultiva, principalmente, en zonas del norte como, por ejemplo, La Rioja y País Vasco.

Empleado para usos medicinales y para cocina ya desde tiempos ancestrales, el mejor momento Para consumido es el comienzo del otoño y uno de sus usos más comunes es para salsas, cremas y purés.

Fibra y más fibra

Hablar de puerros es sinónimo de fibra y líquido. Contienen hasta un 94% de agua y son extremadamente bajos en calorías y en hidratos de carbono.

Esto les convierte en un alimento beneficioso.
Para dietas de adelgazamiento y bajas en grasa, puesto que es un alimento diurético, laxante y, por supuesto, contribuye a reducir los niveles de colesterol en sangre.
Además de que su elevado contenido en fibra aporta sensación de saciedad.

La primera tiene acción antioxidante, participa en la formación de colágeno, huesos y dientes, además de favorecer la absorción del hierro de los alimentos y aumentar la resistencia a las infecciones. La segunda, por su parte, actúa en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico.

Sin embargo, estas no son las únicas propiedades que presenta esta verdura.

El agua es el componente mayoritario, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono, convierte al puerro en un alimento de escaso aporte calórico. Además, presenta una cantidad importante de fibra y de algunas vitaminas y minerales.

Así, destaca en potasio (necesario para la transmisión del impulso nervioso y para la actividad muscular), magnesio (relacionado con el funcionamiento del intestino), calcio (interviene en la construcción y mantenimiento de huesos y dientes) y hierro (interviene en la formación de la hemoglobina y de los glóbulos rojos).

Por otro lado, el aceite esencial presente en este vegetal actúa sobre las vías respiratorias y facilita la expectoración, acción beneficiosa en caso de problemas respiratorios como catarros y bronquitis.

Trucos para elegirlos

A la hora de elegir puerros, los expertos lo tienen claro. El tallo debe ser blanco, recto y consistente, sin marcas ni zonas gruesas.

Las hojas, de color verde oscuro y con forma plana.
Asimismo, deben rechazarse aquellos ejemplares que presenten hojas amarillentas, blandas, descoloridas o en mal estado.
Tampoco se deben adquirir puerros cuyas hojas estén secas ni aquellos que tengan el tallo hinchado.

Una vez en casa, se debe cortar el tallo en sentido longitudinal y separar las hojas una a una para eliminar la posible tierra que queda entre ellas.

Los puerros se mantienen en buen estado en el frigorífico hasta dos semanas.

Una vez que han sido cocinados, han de consumirse en un periodo máximo de dos días, ya que, si no, podrían resultar indigestos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído