“El camino abierto por Jesús”

J.A.Pagola: “El camino abierto por Jesús”- Lucas (fragmentos)
NOS HA NACIDO EL SALVADOR
Nos felicitamos unos a otros y no sabemos por qué. Se anuncia la Navidad y se oculta el motivo. Muchos no recuerdan ya dónde está el corazón de estas fiestas. ¿Por qué no escuchar el “primer pregón” de Navidad? Lo compuso el evangelista Lucas hacia el año 80 después de Cristo.

Según el relato es noche cerrada. De pronto una “claridad” envuelve con su resplandor a unos pastores. El Evangelista dice que es la “gloria del Señor”. Sin embargo los pastores se “llenan de temor”… tienen miedo a la luz. Por eso el anuncio empieza con estas palabras: “no temáis”.

No nos hemos de extrañar. Preferimos vivir en tinieblas. Nos da miedo la luz de Dios. No queremos vivir en la verdad. Quien no ponga estos días más luz y verdad en su vida no celebrará la Navidad.

El mensajero continúa: “Os traigo la Buena Noticia, la gran alegría para todo el pueblo”. La alegría de Navidad no es una más entre otras. Es una alegría “grande”, inconfundible, que viene de la “Buena Noticia” de Jesús. Por eso es “para todo el pueblo” y ha de llegar sobre todo a los que sufren y viven tristes.

Si ya Jesús no es “buena noticia”; si su Evangelio no nos dice nada; si no conocemos la alegría que solo nos puede llegar de Dios, si reducimos estas fiestas a disfrutar cada uno de su bienestar o alimentar un gozo religioso egoísta, celebraremos cualquier cosa menos la Navidad.

La única razón para celebrarla es esta: “Os ha nacido hoy el Salvador”. Es el “Salvador” del mundo. El único en el que podemos poner nuestra única esperanza, Jesucristo es la esperanza de que la injusticia que hoy lo envuelve todo no prevalecerá para siempre.
Sin esta esperanza no hay Navidad.

El Evangelista narra el nacimiento del Mesías con una sobriedad sorprendente. A María “le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo”. Lo que realmente parece interesante es cómo se acoge al niño. Mientras en Belén “no hay sitio” ni siquiera en la posada, en María encuentra una acogida conmovedora. “Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre”.
Los pastores nos indican en qué dirección buscar el Misterio de la Navidad. “Vayamos a Belén”. A Dios no hay que buscarlo en lo admirable y maravilloso, sino en lo ordinario y cotidiano. Cambiemos nuestra idea de Dios. Descubramos un Dios cercano y pobre. Acojamos su ternura. Celebrar la Navidad es “volver a Belén”.

Hay cosas que solo la gente sencilla sabe captar. Así es el nacimiento del Salvador en Belén. Una alegría para todo el pueblo. Dios es gratuito. Por eso es acogida más fácilmente por el pueblo pobre que por aquellos que piensan adquirir todo con dinero.
Dios es sencillo, y está más cerca del pueblo humilde que por aquellos que viven obsesionados por tener siempre más.
Dios es bueno, y le entienden mejor los que saben quererse como hermanos que aquellos que viven egoístamente, encerrados en su bienestar.
• Mientras sigamos alimentando el deseo de posesión no podremos cantar entre nosotros la paz que se entonó en Belén.
11-En la Navidad Dios ha hablado. El está entre nosotros. Hay una luz. Dios comparte nuestra existencia. Esto lo cambia todo. Es posible vivir con esperanza. Por eso la Navidad es siempre para los creyentes una llamada a renacer, una invitación a una confianza total en el Padre.

12-La Navidad nos obliga a revisar ideas e imágenes que habitualmente tenemos de Dios. Lo imaginamos fuerte y poderoso pero él se nos ofrece en la fragilidad de un niño. Lo imaginamos grande y lejano y él se nos hace pequeño y cercano.

13- Este Dios encarnado en el Niño de Belén no es el que nosotros hubiéramos esperado. Sin embargo ¿no es precisamente este Dios cercano el que necesitamos junto a nosotros? ¿No es esta cercanía a lo humano la que mejor revela el verdadero misterio de Dios?

14- La Navidad nos recuerda que la presencia de Dios se nos ofrece donde nosotros menos lo esperamos. Lo podemos encontrar en cualquier ser indefenso y débil que necesita de nuestra acogida.
El Dios cristiano es un Dios encarnado, próximo, cercano. Un Dios al que podemos tocar de alguna manera siempre que tocamos lo humano.

Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído