Alcachofas al foie- gras

¿Para qué es buena la alcachofa?
Su virtud principal radica en su poder como diurético, por lo que es muy común que la alcachofa sea empleada en dietas hipocalóricas, así como en dolencias que requieren de una importante eliminación de líquidos, como es el caso de la artritis o gota, entre otras. Alcachofas rellenas t gratinadas 04
También actúa como protector del hígado y favorece la función biliar, por lo que es Alcachofas rellenas y gratinadas 08recomendable tomar alcachofa o el jugo de sus hojas en caso de enfermedad hepática y para su posterior recuperación.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, es antidiabética, ya que tiene la capacidad de rebajar el nivel de azúcar en sangre, y puede convertirse en una ayuda sana y muy natural para combatir los índi¬ces elevados de colesterol en sangre.

Además, disminuye la presión arterial, previene la arterosclerosis y es de gran utilidad para la recu¬peración de algunos accidentes cardiovasculares como el infarto de miocardio o la angina de pecho.

INGREDIENTES:
20 alcachofas.
Dos limones.
6 granos de pimienta blanca.
6 granos de pimienta negra.
Laurel y tomillo.
Aceite y sal.
Dos huevos.
Un dl. de nata líquida.
200 g. de hígado de pato.
50 gr. de mantequilla.
1/4 litro de leche.
100 g. de queso rallado..
25 g. de mantequilla

MODO DE HACERLO: 18 de las alcachofas se preparan cortando con cuchillo lo duro de las hojas, frotando a menudo con limón. Se tornean dejándolas blancas y se le corta las puntas. Frotar con limón y ponerlas conforme vayan estando limpias, con abundante agua fría.
En cacerola con abundante agua fría se pone las alcachofas con sal, pimienta blanca y negra, rotas, medio limón sin corteza, laurel, tomillo y tres cucharadas de aceite. Tapadas con un papel se ponen a cocer a fuego vivo. Cuando rompe el hervor se hace cocer a fuego moderado durante 30 ó 40 minutos, según sean más o menos tiernas.
Una vez cocidas, se sacan a escurrir boca abajo sobre una servilleta. Una vez frías o templadas se preparan para rellenar vaciándolas un poco con cucharita.

LA CREMA: Los restos tiernos de las alcachofas, aunque sean verdes y dos o tres alcachofas enteras, ya limpias, se ponen a cocer cubiertas de agua con sal. Cuando estén tiernas se escurren y se trituran pasándolas por pasa-purés fino añadiendo si hace falta la leche. Este puré se pone en cacerola a fuego moderado y cuando hierve se incorpora una pasta hecha con 15 gr. de harina y 25 gr. de mantequilla, agitando mientras hierve un minuto. Se condimenta a gusto, con sal, pimienta blanca molida, se añade dos o tres cucharadas de nata líquida y rectificado de sal se mantiene caliente hasta servir.

EL RELLENO PARA LAS ALCACHOFAS: El el hígado picarlo un poco.
En sartén caliente, con 25 gr. de mantequilla se rehoga a fuego moderado el hígado picado y enseguida se añade los huevos batidos con tres cucharadas de nata líquida, sal y pimienta blanca molida. Remover con varillas para que el huevo se cuaje ligeramente, sin resecar, se rectifica de sal y con esto se rellenan las alcachofas. Se van poniendo en fuente refractaria, se espolvorea con queso rallado, trocitos de mantequilla y se meten unos minutos en el horno para dorar.

Se presentan en fuente, sobre la crema caliente de manera que la crema cubra el fondo de la fuente.

Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído