Alcachofas salteadas con jamón

¿Para qué es buena la alcachofa? Su virtud principal radica en su poder como diurético, por lo que es muy común que la alcachofa sea empleada en dietas hipocalóricas, así como en dolencias que requieren de una importante eliminación de líquidos, como es el caso de la artritis o gota, entre otras.
Alcachofas en flor salte con jamón 31
También actúa como protector del hígado y favorece la función biliar, por lo que es recomendable tomar alcachofa o el jugo de sus hojas en caso de enfermedad hepática y para su posterior recuperación.

Por si todo lo anterior no fuera suficiente, es antidiabética, ya que tiene la capacidad de rebajar el nivel de azúcar en sangre, y puede convertirse en una ayuda sana y muy natural para combatir los índi¬ces elevados de colesterol en sangre.

Además, disminuye la presión arterial, previene la arterosclerosis y es de gran utilidad para la recu¬peración de algunos accidentes cardiovasculares como el infarto de miocardio o la angina de pecho.

Ingredientes:
24 alcachofas
Un limónalcachofas enteras con jamón 234
Un decilitro de aceite
100 g de jamón serrano
25 g de harina
Aceite. Laurel y tomillo.
Sal y y limón.
Pimienta blanca molida.
300 g. de almejas.
300 g. de merluza.
Pimienta blanca y negra en grano.

MODO DE HACERLO: Las alcachofas se preparan pelando el tronco sin cortarlo del todo quitando lo más duro de las hojas. Se tornean dejándolas blancas, frotando a menudo con limón.

Se les cortan las puntas, y se parten por la mitad, a lo largo dejando tronco en las dos mitades, frotando a cada corte con limón y se ponen en un recipiente con agua fría.
Una vez preparadas se ponen en cacerola cubiertas con agua fría, sal, 1/2 limón sin corteza, 6 granos de pimienta blanca y negra rotos, una ramita de tomillo y una hoja de laurel. Se añade 2 o 3 cucharadas de aceite, se tapa con un papel blanco y se ponen a fuego moderado, con la cacerola tapada, hasta que estén tiernas.
Mantenerlas calientes hasta servir.

El jamón partido a tiras fina se rehoga con un decilitro de aceite de oliva, lo justo para que de le quite el color de crudo y se reserva escurrido. En la grasa de freír el jamón se rehoga una cucharada de harina de harina, se incorpora caldo de cocer las alcachofas, como medio litro aproximadamente, que quede ligado pero no espeso, se le da un hervor, se rectifica de sal y se vierte si se desea sobre las alcachofas o se sirve aparte, como más guste.
Una vez cocidas, se escurren reservando el caldo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Mª Rosario Aldaz Donamaría

Mª Rosario Aldaz Donamaría, profesora de cocina y repostería, autora libro escuela de cocina navarra "El Bosquecillo" y abierta a cualquier sugerencia, opinión o comentario.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído