Notas & reflexiones sobre el archiconsumido whisky

Notas & reflexiones sobre el archiconsumido whisky
Whisky Pixabay

El whisky, como bebida particular, lleva décadas habitando en las posiciones cimeras en cuanto a consumo de bebidas alcohólicas en el mercado.

Sus peculiares y atractivas características lo convierten en uno de los tragos predilectos para la población, especialmente la relativa a sectores masculinos.

Pueden acceder a través de la red a portales para comprar whisky.

Suelen calificar los expertos a los consumidores de esta bebida como fieles y consecuentes, pues difícilmente migran hacia categorías distintas. Resultan ser por lo general poco menos que fanáticos, en el buen sentido de la expresión.

Y es de esta manera por lo que lo consideran en su escala de gustos el rey de los destilados, así como la bebida que le proporciona los placeres más intensos por su intensidad, tanto de aromas como de sabores.

La elaboración es un arte antiguo que ha sido perfeccionado y refinado a lo largo del tiempo, partiendo desde una industria casera hasta nuestros días, cuyos procesos andan ya más que instalados en la precisión.

Numerosos factores inciden decisivamente en el sabor y carácter definitivo de un buen whisky, desde la levadura y el tipo de granos empleados en la elaboración, hasta la morfología del alambique, la barrica y el tiempo necesario para su maduración.

Su elaboración contiene diferentes fases secuenciales: en primer lugar, la preparación del cereal. Los cereales son ricos en almidón, el cual requiere ser convertido en azúcar soluble para poder obtener alcohol. Se produce durante la germinación.

Después, se procede a la fermentación del mismo, un proceso eminentemente bioquímico y complejo. Como tercer paso, citamos la conocida destilación, en la que el alambique toma un papel protagonista.

Posteriormente, se lleva a cabo el último proceso, en el que la bebida espera el periodo final para su puesta a punto. Éste, es denominado envejecimiento.

Tal proceso citado aquí es idóneo para la consecución de un whisky de los conocidos como «single malt», que es equivalente a decir que proviene de una sola destilería. Existen marcas de whisky que adquieren en el mercado varios single malt para después mezclarlos. Como es lógico, el proceso, hasta el momento último de la mezcla final, es exactamente el mismo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído