Cómo hacer flamenquines caseros

Cómo hacer flamenquines caseros
Flamenquines

¡Flamenquines caseros! Una de las recetas más tradicionales de Córdoba que no falta en la carta de sus bares y restaurante. Si nunca los has probado, ¡no sabes lo que te pierdes! En otro artículo de Periodista Digital hicimos buñuelos de bacalao, hoy flamenquines.

Historia del flamenquín

La historia de esta receta parece ser muy antigua, por eso el origen no está determinado con exactitud. Hay varias teorías como suele pasar con recetas antiguas y populares. Una de las teorías afirma que el flamenquín nació en Andújar, provincia de Jaén. En Andújar el jamón serrano se deja macerando en vino fino la noche anterior para que luego al introducirlo como relleno tenga aún más sabor.

 

La otra teoría es que los flamenquines son originales de Bujalance en Córdoba. También se dice que pudo surgir en Montilla otro municipio cordobés. Restaurantes como ‘El Tomate’, ‘El Gallo’, o la Taberna Regina, llevan décadas preparando el flamenquín en Córdoba.

Con respecto al nombre ‘flamenquín’ también existen varias hipótesis, por ejemplo la de los flamencos, aves zancudas características de las marismas de Guadalquivir, que tienen unas patas rectas como los flamenquines. Otra teoría tiene relación con el arte del flamenco, al se el flamenquín tan tieso, y una tercera porque su tono dorado se parece al uniforme de los soldados flamencos en la época del Rey Carlos I.

Receta de flamenquines caseros

Ingredientes

  • Filetes de lomo de cerdo cortados  finos – 12 unidades  o unos 650 g(usamos 3 filetes por flamenquín)
  • Jamón curado o serrano en lonchas – 125 g
  • Huevos – 2 unidades
  • Pan rallado – 200 g
  • Sal – al gusto
  • Pimienta – una pizca
  • Aceite de oliva virgen extra sabor suave – 300 ml

Preparación

  1. Comprar filetes de lomo finos, (si te los cortan en la carnicería con la máquina puedes pedir sean muy finos).

  2. Si los compras ya cortados, los congelamos durante una hora. Luego los golpeamos con un martillo de espalmar o con una espumadera. El martillo de espalmar lo encuentras en cualquier bazar o ferretería.  Al espalmar la carne lo que hacemos es lograr que se afine o estire. Además al golpear logramos que se rompan los nervios y por eso la carne resulta más tierna.

  3. Colocar tres filetes uno al lado del otro.
  4. Sobre los filetes de lomo, ponemos las lonchas de jamón curado.

  5. Enrollar el lomo sobre sí mismo hasta formar el flamenquín. Apretar el flamenquín para que se compacte.
  6. Dejar reposar en la nevera al menos dos horas.

  7. Preparar un plato hondo con huevo, otro con pan rallado y otro con papel de cocina.

  8. Pasar los flamenquines primero por huevo, escurrir, y luego por pan rallado, rodar el flamenquín para que se reboce por todos lados de pan rallado.
  9. Añadir aceite de oliva abundante a una sartén. El fuego debe estar a media temperatura y el aceite caliente. Es importante que los flamenquines naden en aceite si pones poco aceite tardarán en hacerse y se pueden romper. Si pones más cantidad, se fríen de forma uniforme y tardarán menos en hacerse. Cuando veas se ha dorado por ambos lados, retirar de la sartén.

  10. Depositar los flamenquines en el plato con papel de cocina, de esa forma irán soltando el aceite sobrante.
  11. Servir con ensalada, patatas fritas o lo qué más te guste.

Notas sobre la receta

También se pueden prepara otras versiones de los flamenquines, sustituyendo el cerdo por filetes de pechuga o de ternera.

También te puede interesar

Solomillo al horno, receta fácil

¿Te han gustado los flamenquines? En Facebook tienes más recetas para escoger.

Autor

Elena Bellver

Redactora de contenido web & Seo, Copywriter & Community Manager. Es la redactora de las recetas de cocina de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido