GASTRONOMÍA

¿Sabías que este queso español es el más caro del mundo y de la historia?

Es asturiano y cuesta 14.500 euros, su precio está recogido en el libro Guiness World Records

¿Sabías que este queso español es el más caro del mundo y de la historia?
Valfríu de Tielve RS

Nadie duda de que en España hacemos muchas cosas bien, y el queso es una de las cosas que se nos dan mejor. —2 recetas de salsas de queso rápidas–

Una pieza de queso de Cabrales de la quesería asturiana Valfríu de Tielve salió a subasta el último domingo de agosto y se pagó a 14.500 euros. Después de meses cotejando datos, el ejemplar se ha registrado como el queso más caro del mundo y de la historia,  –Ensalada de espinacas crudas con queso fresco–

Su comprador, Iván Suárez, gerente del restaurante ovetense de El Llagar de Colloto lo describe como «un queso fuerte, muy untable y tierno». Dentro de los Cabrales, según quien lo ha probado, «tiene una textura y cremosidad especial. Un trozo invita a comer a otro».

El Libro Guiness de los Récords deja constancia de la calidad de la gastronomía local, y esto para el asturiano es muy simbólico: «una situación única». Consiguió llevar el nombre Asturias a los exquisitos amantes del buen comer y la situó en el estrecho mapa de la actualidad internacional, según recoge Raquel F-Novoa en ABC.

Darle el lugar que le corresponde a su patria lo enorgullece:

«sentí que hacía algo por nuestra gente y por nuestra tierra. Porque el producto nació de las manos de trabajadores asturianos, honrados y currantes».

La delicatessen, de dos kilos de peso, se valora a 6.085 euros el kilo tras el evento organizado por la empresa de comunicación gastronómica Gustatio. Iván Suárez confiesa que «se dejó embaucar».

Era la primera vez que estaba en una subasta y asegura haberse «emocionado» con el ambiente.

«Nos fuimos picando y subiendo la puja hasta percatanos de que superábamos los récords establecidos, tanto el del Cabrales más caro del mundo como el del queso más caro del mundo».

El ovetense no pudo resistir la tentación de superar la marca: «toda la vida podré decir que estoy en el Guiness».

Jessica López, la propietaria de la Denominación de Origen ha declarado que para ella este reconocimiento es «una satisfacción» y se enorgullece de que Cabrales sea noticia por superarse en los estándares de calidad.

La quesería cabraliega ya había ganado en 2015 el XXXI Concurso Europeo de Quesos Azules y Pasta Veteada organizado por la Cofradía de los Quesos de Cantabria. En segundo lugar quedó la quesería Los Puertos de Poo de Cabrales y el bronce recayó en la quesería El Cares de Arenas.

La mitad de este queso todavía existe, Suárez guarda la mitad envasada al vacío porque, al tratarse de un producto icónico, no sabe qué va a hacer con él.

La otra mitad la disfrutaron su familia y los invitados de su cumpleaños. Intentó también invitar a las plantillas de los equipos de fútbol locales, pero por cuestiones de agenda no fue posible.

El queso más caro del mercado es el Queso Pulé, que se elabora con leche de burra en una granja situada en la reserva natural de Zasavica, al oeste de Belgrado. La escasez del producto y la dificultad de extraer leche de estos animales convierten a este lácteo en un lujo: cuesta 1.260 euros el kilo.

De una burra se obtienen al año 20 litros de leche, lo mismo que una vaca europea produce en 24 horas. Para hacer un queso, lo habitual es que se necesiten 25 litros.

En la granja, que opera desde 1997, de las 190 burras de raza autóctona que la habitan solo 20 están dispobibles para dar leche y ser ordeñadas a mano.

El fruto del este trabajo tiene características muy especiales: se conserva durante 7 meses y solo tiene entre un 0,5 y 1 % de grasa y no tiene caseína, una sustancia que se coagula en la leche.

El queso sueco Moose House cuesta 900 euros el kilo y se obtiene de las hembras de alce, se ordeña a tres y solo entre mayo y septiembre.

El tercer queso más caro del mercado es inglés y está elaborado por la Long Clawson’s Stilton Gold, una quesería «premium» que salpica sus productos con oro comestible. Su precio se dispara hasta los 750 euros el kilo.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído