THE RED'S KITCHEN

Churrasquitos de cordero con patatas revolconas

Manteniendo la tradición familiar de recibir y agasajar a  la familia y amigos con una cocina casera y cuidada,  y animada por mis amigas a poner en marcha este proyecto: ¡aquí estoy con The Red's Kitchen!

Churrasquitos de cordero con patatas revolconas

Más información

Natural y sostenible. Así es la carne de lechal, de cordero y de cabrito, procedente de unas ganaderías que contribuyen en gran medida a mantener vivo y activo el medio rural. Una carne de toda la vida que, sin tener que recurrir a técnicas complicadas, permite su preparación de un modo muy fácil y al alcance de todos.

Los churrasquitos es un corte no muy conocido. Forman parte de la falda, la parte de abajo del cordero, una de las piezas más infravaloradas del cordero pero que, bien cocinada, es de los mejores y más tiernos cortes del animal. Es una pieza muy económica que se vende normalmente entera para asar o cortada en tacos para guisar.  Para obtener los churrasquitos se corta la pieza en trozos pequeños.

Las patatas revolconas son típicas de buena parte de Castilla y Extremadura. Es un plato tradicional, humilde, casero y muy sabroso que se acompaña generalmente con torreznos o, como en nuestro caso, con churrasquitos de cordero.

Patatas revolconas con churrasquitos de cordero

Ingredientes para 4 personas

  • 400 g de churrasquitos de cordero de origen europeo
  • 1,5 k de patatas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 4-6 dientes de ajo en láminas
  • 1 cucharada rasa de orégano
  • 1 cucharada rasa de pimentón picante
  • 1 cucharada rasa de pimentón dulce
  • Sal

Preparación

1. Adobamos los churrasquitos: Ponemos en un mortero los ajos y la sal, machacamos hasta que se haga una pasta. Añadimos el pimentón, el orégano y el pimentón, un buen chorro de aceite y removemos bien. Le añadimos un poco de agua y lo echamos sobre los churrasquitos que habremos puesto en un recipiente de tamaño ajustado a la cantidad de carne. Puedes coinarlos a continuación o, si quieres que coja bien el adobo, lo guardamos en la nevera, al menos, 24 horas.

Churrasquitos de cordero adobados

2. Confitamos los churrasquitos en aceite de oliva en la Crock-Pot, o en un cazo, durante 3 horas a baja temperatura, nunca superior a 100 ºC. Escurrirlos y reservar con el aceite, que tendrá el sabor del cordero y su adobo.

Churrasquitos de cordero crock-pot

3. Cocer las patatas enteras sin pelar en abundante agua salada durante aprox. unos 30-40 minutos (o hasta que estén blanditas). Ponerlas en un colador y, cuando ya no quemen, pelarlas y reservar.

4. Calentar de nuevo el aceite de los churrasquitos y, cuando esté bien caliente, freírlos hasta que estén crujientes. Escurrirlos.

5. Calentar el aceite sobrante en una cazuela,  freímos los ajos cortados en láminas. Cuando empiece a dorarse, retirar del fuego y añadir el pimentón dando vueltas con una cuchara de madera para que no se queme.

6. Añadir las patatas aún templadas, aplastándolas y removiendo hasta que queden bien impregnadas de la salsa y conseguir un puré fino sin grumos.

7. En la fuente donde se vaya a servir colocamos las patatas revolconas y los churrasquitos bien crujientes encima.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído