LA SALUD ES LO QUE IMPORTA

Dieta: la ‘fórmula mágica’ de los 10.000 pasos diarios es un mito y no sirve para adelgazar

Dieta: la 'fórmula mágica' de los 10.000 pasos diarios es un mito y no sirve para adelgazar
Caminando con una bandada de gansos detrás y con perro pastor. PD

Asustados ante la idea de que las 8 horas que pasan sentados en la oficina son tan perjudiciales como fumar y de que pueden anular el efecto de sus sesiones de gimnasio, hombres y mujeres de todo el mundo empezaron ya hace tiempo a suman al reto de los 10.000 pasos diarios, con el objetivo de perder esos kilos de más pero… ¿realmente adelgaza?

Pues parece que no. O al menos, no como algunos creían.

En muchos lugares del mundo es difícil caminar por las calles sin toparse con alguien que esté mirando ansiosamente su muñeca para comprobar cuán cerca están de alcanzar el objetivo de dar los mágicos 10.000 pasos.

¿Es realmente un objetivo por el que vale la pena esforzarse? ¿O acaso podría haber algo mejor?

¿Y de dónde salió ese número?

Quizás te sorprenda enterarte que fue el resultado de una campaña de marketing de 1960 en Japón.

MEDIDOR

En el período previo a los Juegos Olímpicos de Tokio de 1964, una compañía ideó un dispositivo que comenzó a comercializar para los que se preocupan constantemente por su salud.

Se llamaba Manpo-Kei. En japonés, «man» significa 10.000; «po», pasos, y «kei», significa metro. Así que era, literalmente, un medidor de 10.000 pasos.

Fue uno de los primeros podómetros, basado en el trabajo del doctor Yoshiro Hatano, un joven académico de la Universidad de Salud y Bienestar de Kyushu.

A Hatano le preocupaba que los japoneses estuvieran importando el perezoso estilo de vida estadounidense, así como la pasión por ver el béisbol, y quería ayudarlos a ser más activos.

Calculó que si podía persuadirlos de que aumentaran sus pasos diarios de 4.000 a alrededor de 10.000, gastarían aproximadamente 500 calorías extra por día y se mantendrían delgados.

Al parecer, así fue como nació el régimen de «10.000 pasos por día».

MARKETING

Fue claramente un gran éxito de marketing, pero ¿será cierto que es la forma más efectiva de mejorar nuestra condición física?

Quizás convendría cambiar de moda…

Un nuevo estudio indica que ello por sí solo no funciona para adelgazar o prevenir el aumento de peso.

El estudio fue elaborado por ocho investigadores de los departamentos de Ciencias del Ejercicio y del Departamento de Nutrición, Dietética y Ciencias de los Alimentos de la Universidad Brigham Young (Estados Unidos), y acaba de publicarse en Journal of Obesity.

Los investigadores analizaron a 120 estudiantes que acababan de entrar en la universidad y examinaron sus pasos durante sus primeros seis meses de experiencia universitaria.

Los participantes caminaron 10.000, 12.500 o 15.000 pasos al día, seis días a la semana y durante 24 semanas, mientras los investigadores evaluaron su ingesta calórica y su peso.

ESTUDIO

El objetivo del estudio fue evaluar si exceder progresivamente el recuento de pasos recomendado de 10.000 pasos por día (en incrementos del 25%) minimizaría el aumento de peso y grasa en los estudiantes universitarios de primer año.

Al final, no importó si los estudiantes caminaron más de 15.000 pasos porque incluso subieron de peso. Los universitarios ganaron de media alrededor de 1,5 kilos. Estudios anteriores indican que durante el primer año académico en la universidad se produce un aumento promedio de peso de uno a cuatro kilos.

«El ejercicio por sí solo no siempre es la forma más efectiva de perder peso», apunta Bruce Bailey, profesor de Ciencias del Ejercicio en la Universidad Brigham Young y autor principal del trabajo, quien añade:

«Si realiza un seguimiento de los pasos, podría tener un beneficio al aumentar la actividad física, pero nuestro estudio demostró que no se traducirá en mantener el peso o prevenir el aumento de peso».

EMOCIONES

Los estudiantes analizados llevaban podómetros las 24 horas del día durante las seis semanas de análisis.

En promedio, caminaron aproximadamente 9.600 pasos por día antes de la investigación.

Al final del estudio, los participantes en el grupo de 10.000 pasos promediaron 11.066 pasos, los del grupo de 12.500 promediaron 13.638 y los del grupo de 15.000 promediaron 14.557 por día.

Aunque el peso no se vio afectado por el aumento de los pasos, hubo un impacto positivo en los patrones de actividad física, que «pueden tener otros beneficios emocionales y de salud», según los autores del estudio.

Un resultado del estudio fue que el tiempo sedentario se redujo drásticamente en los grupos de 12.500 y 15.000 pasos. En el grupo de 15.000 pasos, disminuyó hasta 77 minutos al día.

«El mayor beneficio de las recomendaciones de pasos es sacar a las personas de un estilo de vida sedentario», comenta Bailey, quien concluye: «Aunque no evitará el aumento de peso por sí solo, más pasos siempre son mejores».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído