Viva l’Italia en Madrid: bienvenida al precioso Caffe Romano

Enhorabuena a entusiastas y adictos al refinamiento gastronómico transalpino.

Ayer el número 6 de la madrileña Calle Ayala, después de un lifting de varios meses, presentó en sociedad el deslumbrante Caffe Romano, donde se dio impecable muestra de su esplendorosa coquinaria a unos privilegiados comensales reunidos en petit comité alrededor de una delicada cena inaugural. Acaso ese próximo sábado, o a más tardar la semana que viene, la nueva criatura lo hará para todo el personal llevando el chip gastronómico italiano prendido en su corazón.

¿Pasta y basta? ¿Otro restaurante con más propuesta pizzeril, sempiterno rizzoto e inevitables vongole? En absoluto. Mesa, mantel e ingenio italianos son más, mucho más que esos clásicos. Rita y Romano, artífices de ese exquisito concepto, pero también propietarios de la boutique de antigüedades anidando en el nº 4 de la misma calle (91 435 52 15), dieron rienda suelta a su infinita creatividad, admirable clase y leyendario refinamiento. Resultado y sello son ese canto-homenaje, todo sabor y color, a las variadas y contrastadas cocinas regionales de su hermosísima tierra. Además, hay que felicitar a nuestros amigos esa iniciativa en tiempos económicamente convulsos.

Bellísimos arreglos frutoflorales, esplendorosa cromática pompeiana sobre abigarrada moqueta francesa, arañas de Murano y atmósfera intimista propiciada por los oros centelleantes de una cuidadísima luz acogen al gourmet impaciente, que podrá deleitarse de las propuestas de alta cocina italiana amorosamente preparadas por el Chef parmesano Andrea Ferrari.

Oriundo de la región de Emilia-Romaña, internacionalmente famosa por colosales tesoros gastronómicos como el queso Parmigiano Reggiano y el aromático Jamón de Parma, ese joven artista de los fogones, al cual entrevistaremos próximamente, constituye la elección soñada para tal cometido y atinadamente, diseña una fresca cocina estacional de mercado, a la altura del cometido confiado y de nuestras gourmandes esperas.

Así que la nívea porcelana presidiendo las mesas impolutas, feliz contraste con el rojizo entorno cosy, ofrecerá unas ignotas maravillas desconocidas del gran público, regadas por caldos no menos apetecibles y variados (más de doscientas referencias, con gran representación ibérica).

Pasen y vean: antipasto suculento, pasta fresca elaborada diariamente (inolvidables esos cappellacci de calabaza con fragancias de mantequilla y salvia), rizzoto a la carta, estupendo estofado de jabalí escoltado de triangulitos de finísima polenta, avalancha de dulces típicos del país de Verdi (probad, por favor, ese tierno tiramisú de puro terciopelo), panes procedentes de un obrador italiano instalado en la capital y, como no, el mejor cappucino de la Villa y Corte. La bodega, o “juguete de la casa” merece la visita.

Lo todo, a unos precios nada estomagantes, sino estudiados, dulces y bienvenidos en ese otoño atribulado: a partir de unos 30€ y eligiendo un menú básico, los bolsillos menguantes disfrutarán de una gustosa experiencia (entrada, primer plato, postre y café) aderezada de un servicio esmerado y ampliarán sus conocimientos dándose un opíparo gustazo y lúdico tour goloso en el ya emblemático Caffe Romano.

Además, ese novedoso templo del perfecto gourmet y trocito de nuestra amada Italia en la Milla de oro capitalina, inteligentemente no limitará sus propuestas a comidas y cenas.

También disfrutaremos de sus desayunos, meriendas, cócteles, agua envasada por la casa, curiosidad de la cual hablaremos pronto y delicatessen internacionales, tales las de la mítica marca francesa Hediard tronando ya en sus relucientes estanterías y, próximamente, de los productos Migliori, chocolates Maglio y panettoni Albertengo.

Una vitalista idea y nuevo punto de encuentro sofisticado en un espacio mágico repleto de belleza, con delicias asequibles y coste mimados que sólo podían idear dos golosos unidos, los espléndidos Rita y Romano Felli. Grazie mille a ambos y al atento personal que nos brindaron una velada tan dulce.

Caffe Romano, Calle Ayala 6
Tel. 91 575 92 54 y cafferomano@gmail.com
09h 30-21h30 (lunes a sábado)y pronto, brunch dominical made in Italy.

Autor

Marie José Martin Delic Karavelic

Marie José Martin Delic Karevelic, apasionada periodista culinaria autora del blog ‘Fogon’s Corner’ en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído