¿Bioquímicas o alquímicas? Inauguración del Centro Massumeh

¡Con dilema hamletiano nos someteremos a esa cuestión¡ En efecto, hay mucho embrujo y misterio en la bella Massumeh, (Massi para las íntimas) y la cimbreante hermosura morena de su hija Nasrin, creadoras de fabulosos tratamientos estéticos que ostentan su nombre.

Contra la arruga, el mejor amigo de la mujer (y del hombre) no es siempre el bisturí y son ya años que aristocracia imperante del mundo mundial y magnas estrellas del celuloide beben de esa mágica fuente de eterna juventud concebida por la propia Massumeh.

Referentes patrios de clase y belleza como Isabel Preysler e hijos, Ana Duato, Lola Herrera, todos adictos confesos de sus selectas cremas, entregan su cuidado facial a las manos expertas de ambas damas.

La semana pasada, con delicioso catering incluido y atentas a cada componente del petit comité periodístico reunido en su recién estrenado Centro de impoluto decorado minimalista, con facilidades de acceso para minusválidos, nos hablaron de su recorrido profesional, filosofía y punteras terapias cosméticas.

Hace ya cuarto de siglo que Massumeh, oriunda de la lejana Persia, desembarcó en Marbella para aplicar sus exclusivos tratamientos entre pudientes familias reales orientales. Enseguida, su ojo clínico, diagnóstico dermocosmético y sofisticados protocolos faciales se hicieron míticos entre jet set internacional y apellidos ilustres. Madrid fue por tanto, destino lógico para las talentosas esteticistas, tocadas de excepcional don de gente y cuya ecuación de forma consiste en maratonianas jornadas de trabajo, insaciable espíritu de curiosidad y mucha biblioteca.

La consecuencia es una lista de espera imponente, equipo investigador de unos cincuenta personas y naturalmente, sus codiciadas cremas, sueros, micro-geles y mascarillas envueltos en un aura de exclusividad y composición tan misteriosa como los sortilegios de las Mil y Una Noches.

La línea, asequible in situ o por Internet, es un cóctel de hierbas persas, aceites orientales, esencias de perlas, proteínas de seda y alta concentración de extractos de ese lujo comestible, el caviar iraní. Importado desde su cuna original, el Mar Caspio, garantiza su auténtica pureza, así como una inyección activa de oligoelementos y ácidos grasos esenciales. Una línea que incorpora a su vez nuevas aportaciones, compuesta por diez productos magistrales no menos secretos y de igual efecto antiaging.

El resultado de ese excelso ritual de belleza, adaptado a ambos sexos y edades y aunando personalizado masaje manual y aparatología, es un cutis reafirmado, revitalizado, de insólita luminosidad, tersura y jugosidad.

En la actualidad, esa firma de culto no considera comercializar sus potentes elixires high class en grandes almacenes, pero en un futuro que esperemos cercano y “estrictas condiciones”, podría contemplarse dicha posibilidad (sales@massumeh.com).

Todo por la cara? En absoluto. Exquisitos cuidados corporales complementan ahora los faciales. En un clic sabréis más de la excepción Massumeh y su cosmetología única, auténtica artillería de choque contra el implacable reloj biológico: http://www.massumeh.com/contact.htm

Centro Massumeh
General Arrando 9 bis, bajo
28010 Madrid
Teléfono: 34 91 448 76 00/01

Autor

Marie José Martin Delic Karavelic

Marie José Martin Delic Karevelic, apasionada periodista culinaria autora del blog ‘Fogon’s Corner’ en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído