Chispeante melancolía veraniega

Curiosa idea la de llamar a ese alegre mix “Melancolía”. Se hace directamente en el shaker refrescado (ya sabéis, rellenarlo de hielo, echarlo, volver a llenarlo a la mitad). Verter y mezclar 4 cl. de vodka con 2 cl. de licor de cereza (cherry) y 1 cl. de Grand Marnier o Cointreau. Distribuir en unas flautas y completar con champán muy fresco o cava de calidad.

Acompañar de canapés de pan de molde untados de mermelada de grosella, mora o frambuesa. Distribuir unas de virutas de foie gras o, en su defecto, trocitos de pate de campaña. Espolvorear un poco de pimienta negra o semillas de amapola y listo.

El champagne fue considerado desde 1676 por uno de sus adoradores ingleses “un vino efervescente reanimando las libidos lánguidas”. Ya en la Antigúedad, el llamado “vinum titilum” alegraba mesa y alcoba romanos con sus burbujas erótico festivas. Talleyrand tildó la panacea de “vino de la civilización» y hasta hoy, pocos lo contradijeron.

Autor

Marie José Martin Delic Karavelic

Marie José Martin Delic Karevelic, apasionada periodista culinaria autora del blog ‘Fogon’s Corner’ en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído