Una de queso

Una de queso
La coloreada mimolette o "Bola de Lille" era, dicen, uno de los quesos favoritos del General De Gaulle. Un poco en la fondue la hará muy especial.

Los hay de todos tipos, formas y sabores. El queso, considerado en la antigua Grecia, un regalo divino, resulta en su actualidad, un alimento versátil, riquísimo, capaz de constituir toda una comida  y generar un ambiente de amable convivialidad (la sabrosa fondue y la maravillosa raclette suiza). Listo para utilizarse en cualquier momento, es un precioso elemento culinario protagonizando un sinfín de recetas sofisticadas o sencillísimas, siempre apetitosas y salutíferas. Así esos deliciosos flanecitos, hechos en un santiamén y escasos quince minutos, que conformarán una entrada agradable y nada trabajosa. Proporciones: para cuatro personas.

Sacar la bandeja de su horno, llenarla de agua a la mitad y reservarla. Precalentar su horno a 200º. Untar cuatro flaneros medianos con un poco de mantequilla, reservarlos. En el vaso de la batidora, mezclar 100 gr. de queso azul tipo Roquefort, desmigado, con 4 huevos, 100 gr. de nata espesa, dos cucharadas de queso mascarpone, nuez moscada rallada a discreción, sal y pimienta del molino.

Distribuir en los flaneros, colocarlos en la bandeja, hornear a 180º hasta obtención de un bonito dorado, dejar entibiar y degustar acompañado de una ensalada de rúcula.

 

Autor

Marie José Martin Delic Karavelic

Marie José Martin Delic Karevelic, apasionada periodista culinaria autora del blog ‘Fogon’s Corner’ en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído