A consumir sin moderación: la benéfica pera

Compota de pera de conferencia avainillado

A consumir sin moderación: la benéfica pera
El coloreado otoño es una de las estaciones más generosas en frutas sabrosas. Consúmelas sin moderación, son pura salud y placer gustativo.

Comer compotas no es sólo un gusto, es también un gesto de salud que el sufrido tránsito intestinal le agradecerá. Hoy inscribimos la pera en la pizarra de nuestro menú, cuyos colores y forma dependen de la variedad. De agosto a noviembre degustaremos los mejores ejemplares de esa exquisita fruta  oriunda de China, donde brotó hace más de cuatro mil años. En otoño, las variedades propuestas rivalizan en sabor y jugo, como la pera de conferencia, maravilla de dulzura ideal para confeccionar los benéficos compotados sin azúcar. Proporciones: previstas para 4 personas.

Pelar y vaciar dos kilos de peras de conferencia, cortarlas en trocitos medianos, depositarlos en una cacerola alta y de fondo espeso. Añadir cuatro vainas de vainilla cortadas transversalmente, unas cintas de corteza de naranja, medio litro de agua y cocer a fuego manso hasta que la fruta esté muy tierna. Dejar entibiar, verter en el mixer y triturar hasta obtención de un puré finísimo. Repartir en boles y añadir un poco de jarabe de arce en la superficie. Degustar tibio o frío, con pastitas tipo lengua de gato.

Virtudes: la pera ostenta un aporte energético moderado, por tanto es una fruta altamente recomendada si sigue una dieta (50 calorías/100 gr.). Resulta una mina de vitaminas (A, B, C, E) y es también rica en oligo elementos y fibras. Consúmela sin moderación, es puro placer salutífero.

 

Autor

Marie José Martin Delic Karavelic

Marie José Martin Delic Karevelic, apasionada periodista culinaria autora del blog ‘Fogon’s Corner’ en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído