Sopita de pomelo y zanahoria tibia

Sopita de pomelo y zanahoria tibia
Una de las mas bellas umbelíferas, predilecta de Bugs Bunny, el Daucus Carota en su forma domesticada, la naranja zanahoria

Los pomelos son un placer redondo y de mucho peso vitamínico. El «Citrus Paradisi«, probable cruce caribeño espontáneo entre el Citrus Maxima (pampelmusa) y el Citrus Sinensis (naranja dulce), abunda en el país de Mickey (Mouse), donde se reserva la mitad de su producción al consumo en fresco, pero también en Argentina, Cuba, México, Sudáfrica, Chipre, Turquía, Israel y naturalmente en los cálidos vergeles ibéricos murcianos y valencianos.

Ese delicioso hespéride de luminosa cromática es ideal con verduras, hortalizas, pollo, fiambres y ciertos mariscos, tales gambas y vieiras. Cortado transversalmente, recubierto de azúcar moreno, tostado bajo el gril del horno deleita a los peques de la casa y en nuestra receta de hoy, una sopita tibia, constituye una sabrosa manera de hacer acopio de fuerzas para combatir los fríos venideros y su corte de incómodos catarros y gripes.

Pelar y lavar medio kilo de zanahorias, hervirlas, depositarlas en una cacerola con un mango laminado, el zumo de 6 naranjas y una pizca de canela. Hervir unos 10′ a fuego manso, añadir el zumo de 2 pomelos rosados (los más dulces), azúcar moreno a gusto o ninguno, triturar con el minipimer y servir tibio, decorado con una hojita de menta. Suculento y original.

Autor

Marie José Martin Delic Karavelic

Marie José Martin Delic Karevelic, apasionada periodista culinaria autora del blog ‘Fogon’s Corner’ en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído