Receta de fácil preparación

¡Tarta de caramelo con solo dos ingredientes!

Esta increíble receta es viral en internet, pues ha sorprendido a todos porque solo necesitas dos ingredientes y menos de una hora para hacerla, ¿te animas a prepararla?

Este cremoso y súper rico postre te sorprenderá pues, es a base de claras de huevo y azúcar.

Es espectacular la textura y sabor que se logran con solo estos ingredientes.

Lo principal es poder montar las claras a punto de nieve. Pero, ¿cómo se logra? debes conseguir que las claras adquieran una textura espumosa y sólida incorporando el máximo aire posible.

El secreto de cómo montar claras a punto de nieve perfecto

Existen muchas maneras de lograr las claras a punto de nieve. su resultado depende de su técnica.

El aire lo vamos incorporando batiendo de arriba abajo con movimientos circulares.

Se puede realizar de dos maneras: manual, introduciendo el aire con un tenedor o varillas; o la eléctrica, en la que nos ayudamos de varillas o batidora eléctricas. De esta manera no tenemos que hacer tanto esfuerzo y nos llevará pocos minutos montar las claras.

¿Cómo sabemos si hemos llegado al punto de nieve? pues, al batir nuestras claras, debemos conocer las distintas fases por las que pasan durante la preparación.

La primera fase es la de ‘espuma’; ésta se alcanza al comenzar a batir las claras, como cuando batimos huevo para hacer una tortilla.

A medida que continuamos batiendo con más velocidad o energía, e introduciendo aire en nuestras claras, llegamos la fase de ‘puntas blandas’, que se refleja en pequeñas puntas sin consistencia que no se mantienen en pie; después pasan a la fase de ‘puntas rígidas’.

En este momento, es cuando vemos que las puntas empiezan a tener cuerpo y consistencia suficientes como para mantenerse en esa posición, pero no para sostener algo. Puedes comprobar clavando una cuchara de forma vertical y comprueba si se mantiene en pie.

Debemos continuar batiendo hasta que las puntas se mantengan completamente firmes y la consistencia de las claras sea tanta que podamos dar la vuelta al bol sin que se mueva un milímetro el contenido. En ese momento hemos alcanzado el ‘punto de nieve’.

Es importante que al llegar a esta última fase dejemos de batir, ya que nos arriesgamos a estropear nuestras claras: la espuma se vuelve grumosa y el agua de la mezcla se escapa hasta disolver la espuma. Si lo que necesitas es conseguir más densidad en tu espuma, añade un poco de ácido (vinagre, limón o cremor tártaro).

Ingredientes:

  • 8 claras de huevo
  • y 360 gramos de azúcar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído