Huevos fritos: tres trucos para que queden perfectos y no te salte el aceite

Hacer un huevo frito parece los más sencillo, pero sacarlo perfecto y sin mancharlo todo de aceite resulta bastante más complejo.

Lo primero es no ir directamente a la nevera y sacarlos fríos de verdad.

Hacerlo puede provocar que el aceite salte con más fuerza y podría causarte quemaduras.

Hay que tenerlos fuera, a temperatura ambiente, por lo menos media hora antes.

Dicho esto, vamos a los trucos relacionados con el aceite, de oliva, naturalmente:

  1. – Sal: pon a calentar el aceite en la sartén y añade un poco de sal (una pizca). Cuando el aceite ya esté caliente, echa el huevo. La sal evita que el aceite salte.
  2. – Harina: otro truco muy popular es esparcir un poquito de harina (la punta de un cuchillo) en el aceite antes de echar el huevo. ¡Ni resto de salpicaduras!
  3. – Cáscara de huevo: es uno de los trucos más utilizados. Consiste en añadir media cáscara del mismo huevo que vas a freír sobre el aceite de la sartén y no retirarla mientras fríes el huevo. De esta manera, el aceite no salta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído