Las ventajas de las calderas de condensación frente a las calderas convencionales

La condensación ayuda a que ahorren los usuarios, pues no solo permite contar con el mismo confort, también es de gran beneficio ecológico. En este sentido, vivimos una época en la que desde el sector de la energía ha pasado a tener gran protagonismo la eficiencia en el gasto de energía

Las ventajas de las calderas de condensación frente a las calderas convencionales

Uno de los puntos que más importan a muchos hogares es el elevado gasto que supone la factura de gas y electricidad, por lo que cuando se tiene que cambiar la caldera, no solo hay que estar pendiente de la marca, también de su rendimiento. Actualmente, los estudios realizados han evidenciado que las calderas de condensación cuentan con un mayor rendimiento que las calderas convencionales.
Un punto que hay que tener en cuenta para mejorar la instalación de las calderas es que se haga una buena instalación ajustando la potencia a la demanda que se tenga y contar con un termostato que haga posible una gestión automática, lo que redundará en más comodidad y un gran ahorro para el hogar.

Las calderas de condensación, una tecnología de gran rendimiento

Como decimos, las calderas de condensación son una tecnología de elevado rendimiento, ayudando a nuestro medio ambiente y a economizar en el consumo de gas. Una de sus ventajas está en que consigue aprovechar un gran porcentaje de calor que suele perderse como vapor de agua cuando se produce el humo de la combustión, lo que genera un rendimiento extra que ayuda a que se consuma del orden de hasta un 30% menos de gas, dependiendo de la clase y utilización de la caldera.

¿Qué es lo que nos proporcionan estas calderas de condensación?

  • Gran ahorro en la factura mensual de gas, puesto que recuperamos calor perdido y por lo tanto se consume nos gas para el mantenimiento de la temperatura en el hogar.
  • Se emite menos contaminación, puesto que como existe un rendimiento mayor y el consumo de gas es menor, la emisión de CO2 es cada vez menor y daña menos a nuestro medioambiente.

Una solución que es rentable con los radiadores

Esta clase de calderas de condensación cuentan con una tecnología más eficiente que las clásicas calderas incluso en las peores condiciones de utilización. Si tenemos radiadores dimensionados para que se mantenga la buena temperatura local más reducida, van a estar sobredimensionados buena parte del tiempo, por lo que se encontrarán a una temperatura “tibia” que conseguirá mantener el tiempo que se precisa en el hogar. Todo esto ayuda a que se produzca la condensación y lograr un ahorro mayor.

Una práctica alternativa

A la hora de abordar, por ejemplo, la instalación de calderas en Madrid, hay que pensar que, en una instalación común, la caldera de condensación logra un mayor confort con un menor consumo. En las temperaturas exteriores en el invierno, toda instalación debe poder funcionar a una temperatura más baja, los denominados radiadores tibios, permitiendo que la cadera se condense y pueda obtener grandes rendimientos que no pueden alcanzar las calderas convencionales, pero incluso haciendo la vida en el hogar más confortable.

Una de las ventajas más apreciables que tienen estas calderas de condensación frente a las de gas de toda la vida es el alto rendimiento que tienen gastando menos combustible fósil. Todo ello hace que se produzcan menores emisiones de CO2 y ese ahorro tan importante en las facturas de gas mensuales.

¿Qué podemos hacer para ahorrar más?

Se puede tener un mayor ahorro tomando una serie de medidas que, sin duda permitirán que el gasto todos los meses se reduzca de manera importante. Algunas de ellas son las siguientes:

  • No debemos ventilar por más de cinco minutos, pues ya es un tiempo con el que se puede renovar el aire.
  • Utiliza termostatos que se puedan programar y que estén bien ubicados
  • Siempre que sea posible, mejor baja las persianas en las habitaciones que no estén ocupadas.
  • Merece la pena dejar espacio en los radiadores, por lo que no los tapes, de esa forma se puede transmitir y distribuir de mejor manera el calor.

Una buena manera de gastar menos dinero y de mejorar la salud de nuestro planeta

Como has podido ver, el uso de las calderas de condensación es todo un avance que supone unas ventajas que los ciudadanos no deben dejar escapar. Vivimos una época en la que el aprovechamiento de la energía es necesario, tanto por motivos económicos como medioambientales.

Así que, si estás en un momento en el que valoras apostar por las calderas de condensación, no lo dejes pasar, pues los beneficios se notan desde el primer día y además se echa una mano a nuestro planeta Tierra que bastante castigado está con el cambio climático y sus nocivos efectos que comienzan a ser evidentes. Así que ya sabes, una las calderas de condensación son una magnífica opción a tener en cuenta.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído