Una alfombra para cada lugar de tu casa

Decorar una casa es, a menudo, algo complicado que a veces puede hacerse inacabable. Sin entrar en lo que puede llegar a ser una reforma que implique una obra, elegir iluminación, cortinas y textil del hogar en general, por no hablar de las alfombras.

Una alfombra para cada lugar de tu casa

En este último caso, no basta con elegir aquélla que nos resulte bonita o nos guste especialmente, sino que también tendrás que tener en cuenta otros factores, como que su estilo encaje con el que has elegido para tu casa y, por supuesto, debes pensar en la practicidad de esa alfombra. Por ejemplo, si hay niños en casa o mascotas, deberás pensar en algo sufrido y fácil de limpiar.

Hoy te presentamos una completa guía de cómo escoger la alfombra ideal para cada estancia de tu casa, gracias a los consejos de Mundoalfombra, una empresa especialistra en este elemento decorativo desde el año 2001.

Marcando ambientes en el salón

A la hora de pensar en alfombras para el salón comedor, el mejor consejo es pensar en las alfombras como una buena solución para diferenciar espacios. El salón es, sin duda alguna el corazón de la casa y en donde debemos apostar por la calidez y el confort (y las alfombras son un elemento fundamental para ello).

Y, si antes hemos hablado de pensar en la practicidad a la hora de elegir nuestra alfombra para el salón, desde el punto de vista del confort, la mejor recomendación es la de elegir una alfombra de lana ya que están disponibles con motivos clásicos, modernos y de colores lisos para realizar a medida. Por un lado, podemos optar por un color sufrido, o también alfombras con motivos multicolor, con el que se consigue dar al salón un toque bohemio, a la par que sofisticado.

También puedes utilizar yute o sisal, dos materiales muy resistentes y también tienen esa condición de ser sufridas. La característica esencial de estos materiales es que dan amplitud visual y luminosidad a los espacios, además, las de sisal o coco son muy resistentes al uso, y se pueden hacer con la medida personalizada que el cliente necesita, rematando el borde con una cenefa de la amplia variedad disponible.

El tamaño sí importa, la forma también

Efectivamente, el tamaño de la alfombra que escojas. Debe ser lo suficientemente ancho para poder encajar todos los elementos como sofá, butacas, sillones o mesa dentro de ella. Una solución para que todo encaje sin que quede abigarrado, puede ser disponer el sofá contra una pared y colocar la alfombra únicamente en las patas delanteras.

Recuerda que no necesariamente tienes que disponer una alfombra debajo de la mesa del comedor si ya has dispuesto una en la sala de estar, porque esto te va a permitir barrer mucho mejor. Si decides finalmente poner una bajo la mesa del comedor, es muy recomendable que la forma de la alfombra sea la misma que la de la mesa: circular para una mesa redonda o cuadrada o rectangular para una mesa de la misma forma. En todo esto, vuelve a recordad la regla del tamaño: debe ser lo suficientemente grande como para envolver mesa y el espacio que ocupan las sillas (ten en cuenta el espacio extra que necesitas para apartarlas para sentarte).

Alfombras en la cocina

En los últimos tiempos, disponer alfombras en la cocina se ha puesto de moda. Colocadas delante de fogones y salpicaderos, permiten proteger el suelo y delimitan visualmente espacios, como puede ser una isla de trabajo o una barra con taburetes (en cocinas abiertas a un salón comedor).

Evidentemente que, en la cocina, no vas a disponer modelos de materiales delicados, puesto que esto no es una decisión demasiado práctica. En el mercado existen materiales lavables, de fibras especiales o alfombras vinílicas, que permiten una mejor limpieza.

En el baño, cambia de tercio

Un consejo para las alfombras de tu baño puede ser dejar de lado las clásicas alfombras de rizo o toalla y optar por versiones pequeñas de las alfombras de tu comedor o de pelo mullido, aportando una suave superficie, muy agradable al pie descalzo y, además, antideslizantes y lavables a mano o en lavadora.

Colocar este tipo de alfombras en el baño puede ser tan buena opción como poner una muy llamativa, por ejemplo de estilo étnico en el recibidor de entrada a tu casa. Se trata de dar un primer impacto visual que invite a entrar y descubrir el resto de tu casa.

También podemos utilizar alfombras en esos pequeños rincones muertos que quedan y que no sabemos cómo decorar, de manera que puedes destacarlo visualmente. Por ejemplo, en un rincón de lectura, una pequeña alfombra mullida y suave puede ser muy buena decisión.

Otros lugares en donde colocar alfombras

En otros lugares de tu casa, como pasillos o zonas de paso, se pueden disponer diseños más alargados, llamados alfombras pasilleras. Recuerda que, al ser un lugar de paso, debes optar por colores y diseños que disimulen las manchas y resistan más a la suciedad, como por ejemplo, modelos estampados.

Finalmente, para los dormitorios, escoge modelos suaves y cálidos de lana o borreguito, con un estampado persa elegante. Puedes optar por una de gran formato que ocupe todo el espacio de la cama más aproximadamente un metro por los lados o dos alfombras, una para cada lado, más pequeñas.

Elige en Mundoalfombra la mejor alfombra para cada lugar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído