Cómo meditar en la cama: nuestros consejos

Chica pensativa
Chica pensativa Foto de Taras Shevchenko en Pixabay

La meditación es una práctica simple que se puede hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. No necesitas herramientas o equipos especiales. De hecho, lo único que necesitas son unos minutos y un espacio tranquilo donde puedas estar solo.

Son muchos los beneficios de la meditación.  Los estudios demuestran que meditar antes de dormir te ayuda a relajar el cuerpo y liberar tensiones, a redirigir los pensamientos acelerados que a menudo conducen al insomnio, y a entrar en el estado de paz que necesitamos para lograr un buen descanso.

¿No sabes cómo hacerlo? No te preocupes, en este post te enseñaremos cómo meditar en la cama para que disfrutes de un sueño reparador toda la noche.

  1. Crea el ambiente

Antes de comenzar a meditar en la cama, es importante que crees un ambiente tranquilo y sin distracciones. Una vez instalado en tus aposentos, procura hacerlo sobre un colchón que te resulte cómodo. Asegúrate de estar listo para irte a dormir y de que no tendrás motivos para levantarte una vez te hayas acostado.

Silencia las notificaciones del teléfono, apaga las luces, y si lo deseas enciende algunas velas para crear una iluminación más tenue. Puedes optar por velas aromáticas o incienso para crear un ambiente de mayor relajación, usa tus esencias preferidas. Lo más importante es que te sientas a gusto en tu espacio

  1. Selecciona una técnica de meditación

Encuentra una posición cómoda, túmbate o siéntate en el colchón, depende completamente de ti. Si eres principiante puedes optar por escuchar una meditación guiada. En Internet encontrarás cientos de grabaciones que puedes escuchar. Céntrate en la voz de la persona y déjate llevar durante el proceso. Si en cambio lo que prefieres es agregar algo de ambiente, te aconsejamos que selecciones una pieza de música o una mezcla de sonidos para acompañar la meditación en la noche. El sonido de la lluvia o de las olas del mar suele ser un estímulo perfecto para inducir la relajación.

Existen varios métodos de meditación que puedes probar: experimenta y descubre cuáles te producen mejores resultados. Aquí te mostramos algunos

Respiración Consciente

Los ejercicios de respiración consciente tienen el objetivo de centrar nuestra atención en la inhalación y la exhalación  para anclarnos al momento presente y disipar nuestras preocupaciones sobre el futuro. Puedes decirte mentalmente a ti mismo, “inhala, exhala”. Respira profundamente. Debes intentar mantener la mente en blanco, y si en algún momento notas que los pensamientos interrumpen tu meditación, vuelve a centrarte en tu respiración.

Al principio, te resultará un ejercicio desafiante, ya que es muy fácil distraerse por cualquier pensamiento. La meditación requiere mucha práctica, pero con el tiempo se volverá más fácil y manejable.

Glosolalia

Consiste en repetir varias veces una palabra que no conoces. Antes de acostarte, repite durante 10 minutos algunas sílabas como  pi-pi-pi o ne-ne-ne de forma monótona hasta que tu mente te lleve a nuevos sonidos. Lo único importante es que sean palabras que no pertenezcan a un idioma. Recitar estos sonidos sin sentido aparente, te ayudará a captar la atención del inconsciente y evitará que los problemas cotidianos se apoderen de ti y te impidan dormir bien.

Conciencia corporal

Para esta técnica de meditación debes respirar lentamente y concentrar toda tu atención en cada parte de tu cuerpo, comenzando por la cabeza y bajando lentamente hasta los pies. Siente todo el peso de tu cuerpo y deja que este se hunda en la cama. Haz esto hasta que te duermas.

  1. Establece una rutina

Hacer de la meditación una práctica diaria aumentará considerablemente todos los beneficios que nos aporta, tanto para nuestra salud mental como para nuestra salud física. Establece como objetivo reservar un tiempo cada día  para estar en total conexión contigo. Si estás empezando, 10 o 15 minutos de meditación antes de dormir serán suficientes, no es necesario permanecer 4 horas como si fueras un yogui hindú. Poco a poco podrás alargar el tiempo, solo vas a necesitar disciplina, constancia y entrega.

¡No hay excusas para no meditar! Darnos el tiempo, el lugar y el atrevimiento para descansar y relajarnos es, hoy en día, algo absolutamente necesario para nuestro bienestar. Esta noche antes de dormir cierra los ojos y regálate unos minutos para conectar con tu cuerpo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Manuel Trujillo

Periodista apasionado por todo lo que le rodea es, informativamente, un todoterreno

Lo más leído