Para susto, cabreo o espanto de muchos

Las 5 tremendas sorpresas que te da una cámara oculta

Aquí no hay detrás un equipo de televisión o un plan sofisticado: es lo que dió de si, para susto, cabreo o espanto de muchos, una cámara escondida.

Las cámaras ocultas  son un clásico de la historia de la televisión.

En España, este tipo de programas alcanzaron su popularidad con Objetivo indiscreto, mítico espacio de bromas que emitió TVE en los años setenta y que, en 1991, la misma cadena recuperó con éxito de la mano de Anabel Alonso y Antonio Resines.

Dos años más tarde, en 1993, siguieron con la faena Guillermo Summers e Ignacio Salas.

Con este formato, la audiencia descubrió que disfrutaba viendo sufrir a sus congéneres. Y es que las encerronas tenían gracia. Mucha

Luego apareció el inagotable Inocente, inocente (estrenado en 1995). Había llegado el turno de los famosos: no tenían escapatoria.

LOS FAMOSOS

De los tiempos más gloriosos de este espacio es inolvidable la genial broma a Maribel Verdú, descubriendo en plena sala de prensa de aeropuerto su noviazgo con Carlos de Inglaterra. Se lo creyó. No era más menos, había un brutal despliegue de medios en Barajas para camelar por completo a la actriz.

El siguiente giro dramático llegó con Norma Duval, que junto a Andoni Ferreño, intentaron hacer nuevas perrerías en Espejo Secreto (1997). Aquí los personajes populares dejaron de ser víctimas para convertirse en verdugos. Eso sí, verdugos disfrazados.

Después han existido muchas vueltas de tuerca a los espacios de cámara oculta. De Adivina quién viene a cenar (2010) de Antena 3 a la versión española de Benidorm bastards, Los abuelos gamberros (2013), con abuelas y abuelos gastando bromas a jóvenes. Un territorio en el que también ha indagado El Hormiguero, con diferentes experimentos con mayores y pequeños.

En la televisión internacional, también asombró Scare Tactics (2003-2013) de EE.UU. Un show que consiguió unir la esencia de la peícula de miedo con la vieja cámara oculta catódica.

Mezcla de ficción de terror y tele-realidad a golpe de cámara oculta. Espectacular cóctel para la televisión, aunque no tanto para las víctimas.

LA CUMBRE

En cualquier caso, el ‘oscar’ del género debería corresponder a Just for Laughs Gags.

La serie es el típico formato de cámara oculta para gastar bromas sobre temas insospechados, mientras que graba la reacción de la gente.

Este espectáculo tiene la música en segundo plano, pero no contiene ningún sonido, ni siquiera diálogo (a excepción de breves efectos de sonido y risas), pero se puede oír de vez en cuando a los actores y a las víctimas hablar.

Los efectos de sonido, la música y las risas se han añadido en la posproducción.

El programa se muestra en muchos países y en las compañías aéreas, ya que no se requiere traducción.

La fórmula de Just for Laughs Gags ha sido utilizada por la BBC para el público de Reino Unido.

Sin embargo, la fórmula se ha utilizado antes en programas como Candid Camera o The Tonight Show, aunque ambos espectáculos usan una gran cantidad de diálogo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído