Como la vida misma

Cuando vas de malote pero todavía vives con tu mamá

Es una broma, pero no lo eches en saco roto, sobre todo si eres mujer.

Tus ojos ven a un tipo duro, introvertido, seguro de sí mismo e inaccesible, que parece tener a la mujer que quiere, pero que no quiere quedarse con ninguna y, de repente, sientes que detrás de esa apariencia hay alguien interesante que seguro es capaz de amar muchísimo, pero no ha encontrado a la persona adecuada («50 sombras de Grey» es el ejemplo perfecto).

El malote siempre parece más divertido, más seductor, más valioso pero, ¿sabes lo que hay detrás? Hay simplemente un hombre con miedo a comprometerse, una persona que no sabe comunicarse, una personalidad hermética que, lo siento mucho, no cambiará por el amor de nadie.

Y, cuando estamos dentro de la relación, cuando estamos al lado de ese malote y el tiempo pasa y sigue comportándose como una persona dura, introvertida e inaccesible, nos preguntamos qué pasa, por qué no cambia, por qué no nos quiere lo suficiente como para ser la persona que hay detrás de esa coraza.

No, no es que no te quiera lo suficiente, es que tú te enamoraste antes de conocer a la persona, te enamoraste de una idea, de una ilusión pero, tarde o temprano, la realidad es la que es, y la realidad es que no es nada divertida una relación con alguien así.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído