SALUD, DINERO Y AMOR

Chiste: el de la secretaria cachonda y el sindicalista plasta

Chiste: el de la secretaria cachonda y el sindicalista plasta
Una secretaria muy sexy. PD

El contacto permanente, los horarios complicados no compatibles con la vida familiar, la pasión volcada en proyectos comunes, el descubrimiento de pares intelectuales y sexuales abre las puertas a la infidelidad.

Los equívocos, el compartir espacios, el aislamiento con pocas personas, son disparadores para que los instintos sexuales se disparen.

No es lo mismo ir en un asiento de avión en primera hacia un destino exótico con una hermosa o bello colega al lado, que trabajar en la ventanilla de Correos… pero en todo caso, la química producida por el aburrimiento, el estrés o las hormonas, encuentra un caldo de cultivo estupendo para la infidelidad.

CONFIDENCIAS DE OFICINA

  • Están dos secretarias hablando en la cafetería y la más joven le pregunta a la otra, ya divorciada, que ha estado casada un par de veces y tiene fama de cachonda, con quién se casaría en la empresa.
    La madurita mira a la otra y le dice muy seria: «Con alguno que este cachas, del Comité de Empresa».
    «Pero mujer -replica la jovencita-, esos de los sindicatos no son nada simpáticos y hay tíos en las plantas de arriba mucho más elegantes y sofisticados».
    La mayor niega con la cabeza: «¿Tu me has preguntado, no? Pues mira: mi primer marido era funcionario, y ya sabes que los funcionarios lo dejan todo para mañana. El segundo era ingeniero, y ya sabes, todo son proyectos. Y yo ahora lo que quiero es un sindicalista, porque esos no hacen otra cosa en todo el día que dar por culo».
PD

Te puede interesar

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído