SALUD, DINERO Y AMOR

Chiste: el del cliente de hotel y los ronquidos

Chiste: el del cliente de hotel y los ronquidos
Un tipo gordo y feliz. PD

El sentido del humor es una de las cualidades más valoradas, precisamente por su escasez. Las personas que son capaces de bromear y de hacer reír son como un bálsamo para ellas y para los demás.

Sigmund Freud le otorgó a los chistes y a la risa un papel definitivo dentro de la teoría psicoanalítica. Descubrió que a través de esos divertimentos cotidianos se expresa nítidamente el mundo inconsciente. De manera que, en aquello que nos causa gracia también se revelan nuestros deseos y sentimientos más profundos.

HOTEL

  • Después de conducir muchas horas y ya tarde, llega el tipo a un hotel y pide habitación.
    El encargado le dice que sólo le queda una cama en un cuarto compartido y advierte, muy profesional, que el actual ocupante es un cliente habitual, que ronca muy fuerte.
    El recién llegado está tan agotado y tiene ya tantas ganas de acostarse, que responde sin titubear que no hay problema y decide compartir la habitación con el otro huésped.
    A la mañana siguiente el encargado le pregunta si durmió bien.
    – Perfectamente… ¡Muchas gracias!
    – ¿Y el señor de los ronquidos?
    – Mire, apenas entré en la habitación, le di un beso en la mejilla y una palmadita en la nalga. ¡¡¡Y se pasó toda la noche con los ojos abiertos y con el culo pegado a la pared!!!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído