LA MENTIRA TIENE LAS PATAS MUY CORTAS

Ábalos se ‘zumbó’ a Delcy Rodríguez en los lavabos del Aeropuerto y el ministro y la chavista esperan gemelos

Felicidades! José Luis Ábalos se ‘zumbo’ a Delcy Rodríguez en los lavabos del Aeropuerto de Barajas y el ministro socialista y la chavista esperan gemelos.

Es coña, pero tal como van las cosas y vista la deriva que ha tomado el Gobierno Sánchez, no hay que descartar que se convierta pronto en realidad y dentro de unos días se anuncie oficialmente.

Al subalterno de Sánchez, que en eso de las trolas, los bulos, los desmentidos y las mentiras no tiene mucho que envidiar a su jefe y consumado autor de tesis fake, sólo le falta dar esa versión.

Cuando parecía que el escándalo del encuentro a medianoche del 20 de enero de 2020, entre el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana de España y la vicepresidenta de la dictadura venezolana, no podía crecer más, la realidad vuelve, como tantas veces, a superar lo imaginable.

Un portavoz del departamento que dirige el Secretario de Estado de Organización del PSOE, confirmó este 31 de enero que el ministro se vio con la política venezolana, que tiene prohibida la entrada en toda la Unión Europa y por tanto también en España bajo acusaciones de narcotráfico, en la sala VIP del aeropuerto madrileño.

Un dato que desenmascara una nueva mentira en torno al caso, que VOX y el PP han denunciado ante la Fiscalía General del Estado, bajo las órdenes de Dolores Delgado, la del ‘Marlaska maricón‘, las comilonas con Villarejo y los aplausos a las casa de putas para sacar información.

Se trata de unos hechos que, según las denuncias de PP y VOX, podrían ser constitutivos de delitos de prevaricación y desobediencia y que deberían concluir con una condena de hasta dos años de inhabilitación.

Posibilidad muy remota, se tiene en cuenta la presencia de Delgado, hasta hace menos de un mes compañera de gabinete de Ábalos, en todo el proceso.

En sus denuncias, VOX y PP solicitan los vídeos, tanto de la pista de aterrizaje del aeródromo como de la mencionada sala VIP.

El ministro Ábalos ha dado ya más versiones del ilegal y pringoso encuentro, que ministros tiene el Gobierno social-comunista apañado entre PSOE y Podemos.

El ministro de Transportes y número 3 del PSOE comenzó negando la mayor.

De salida lo negó todo, hasta que hubiera ido a barajas de madrugada y a escondidas.

Después, viéndose pillado, dijo que se reunió con el ministro de Turismo venezolano, ni mención a encuentro alguno con la vicepresidenta.

La evidencia y los medios de comunicación no le dejaron mantener por mucho tiempo esa mentira y, en la siguiente versión, Ábalos reconocía un “saludo” fortuito a instancia de su amigo ministro.

Desde el plató del programa de La Sexta, El Objetivo, el ministro arrojaba nuevas versiones, primero que el “encuentro” se alargó dentro del avión de la venezolana durante 25 minutos, un tiempo en el que, aseguró, no le dio tiempo “a tratar ningún tema” y, de ningún modo, fue “una reunión”.

Más adelante, después de haber negado que Rodríguez abandonara el avión durante su paso por España, confesó que la narcochavista sí cambió de avión pero sin pisar suelo español, algo materialmente imposible a no ser que la vicepresidenta de Venezuela tenga poderes de levitación o se cambiara de avión “a caballito” de algún penitente.

Repasamos más notables bolas de José Luis Ábalos en sus versiones sobre la reunión con Delcy Rodríguez:

  • 1. Recoger a su amigo, el ministro de Turismo de Venezuela, Félix Plasencia:
    En primer lugar, Ábalos aseguró que acudió al aeropuerto a título privado a recibir al ministro de Turismo venezolano, Félix Plasencia, con quien mantiene una relación de amistad desde hace años y que viajaba en el mismo avión que la vicepresidenta Delcy Rodríguez. El ministro de Transportes sostuvo que no mantuvo ningún contacto formal con la vicepresidenta venezolana y su intención al desplazarse al aeropuerto no era reunirse con ella.
  • 2. Admite una reunión, pero con el ministro de Turismo:
    Poco después, el ministro argumentó que sí que había existido un encuentro con un miembro del Gobierno de Venezuela, pero que se trataba del comentado amigo, ministro de Turismo, Félix Plasencia.
  • 3. Encuentro «fortuito» y «saludo forzado»:
    El dirigente socialista y miembro del Gobierno señaló que la vicepresidenta del Ejecutivo venezolano, Delcy Rodríguez, «no pisó territorio español» y que «no hubo reunión» entre ambos, aunque sí un «saludo forzado». «Yo creo que fue una circunstancia muy fortuita, muy casual y dentro de mis circunstancias lo resolví como mejor pude, no generando ningún problema», indicó el ministro.
  • 4. Saludo y recordatorio legal dentro del avión:
    En su cuarta versión, Ábalos aceptó haber visto y saludado a la vicepresidenta de Nicolás Maduro a bordo del avión, y que solo se limitó a recordar que no podía pisar territorio español al pesar sobre ella una restricción de viajar a territorio europeo debido a las sanciones que pesan sobre Venezuela. También explicó que la saludó a instancias del ministro de Turismo de Maduro, Félix Plasencia. «Mi propósito era recoger al ministro», dijo Ábalos, que recalcó que, mientras él estuvo allí, la ministra no bajó del avión.
  • 5. «Servicio al país» y encuentro de 25 minutos:
    La quinta etapa fue una de las más escandalosas. El ministro aseguró que mantuvo un encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, entre «unos 20 y 25 minutos», en los que no le dio tiempo «a tratar nada». En una entrevista en La Sexta, Ábalos señaló que, dos horas antes de ir a recibir al ministro de Turismo venezolano, recibió una llamada del ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la que le pidió que se asegurase de que la vicepresidenta venezolana no entraba en España. Durante la explicación, el ministro negó que Rodríguez tocara suelo español y aseguró que el Gobierno de España «no incumplió resoluciones europeas». «Hemos asegurado de que se cumplieran», añadió. Finalizando la estampa con lo que el ministro definió como un «servicio a España».
  • 6. La sala vip:
    Cerrando el círculo llegamos a la sala vip, tema con el que comenzábamos la noticia. Ábalos volvió a ver una segunda vez a la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, tras saludarle en el interior del avión, para recordarle que no podía entrar en España en virtud de las sanciones europeas. El ministro se despidió de ella en la sala VIP de autoridades de la terminal 1 del aeropuerto de Barajas. «Dos besos y hasta luego», relatan las fuentes, que niegan que la despedida pueda ser considerada como una segunda reunión o encuentro.

NOTA.- Nos quedan muchas en el tintero y bastantes más por salir, incluida la verdadera, la que aclara por fin ese ‘saludo’ de más de 25 minutos del que habla Abalos: un polvo rápido en los lavabos y gemelos a la vista.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído