Podemos desaparece en Galicia y cae estrepitosamente en el País Vasco

El consejo que puede salvar a Pablo Iglesias tras el batacazo en las autonómicas del 12-J

El líder morado fracasa sin rentabilizar ni su presencia en el Gobierno Sánchez ni su 'soviético' poder interno

El consejo que puede salvar a Pablo Iglesias tras el batacazo en las autonómicas del 12-J
Pablo Iglesias, Irene Montero y la piscina de su chalet. PD

Tiene la solución Pablo Iglesias enfrente de los ojos, según los cachondos de Twitter.

El Coletas sufrió este 12 de julio de 2020 el peor batacazo de la historia de Podemos al perder la mitad de sus diputados en el Parlamento vasco y quedarse fuera del de Galicia.

Cuanto más poder acumulaba, tanto externamente por ser vicepresidente segundo del Gobierno de España, como internamente, por tener a su formación sin las batallas intestinas de antaño, Iglesias encaja un fracaso sin precedentes con dos candidatos inequívocamente pablistas, como la vasca Miren Gorrotxategi y el gallego Antón Gómez Reino, hasta ahora diputado en el Congreso y muy próximo a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, uno de los grandes activos de la campaña gallega.

Una derrota sin paliativos que ni siquiera puede aliviarse con el resultado global, pues ni Alberto Nuñez Feijóo ni el Gobierno del PNV con los socialistas vascos, que Podemos aspiraba a sustituir por ententes de izquierda, contando en el segundo caso con Bildu, salen derrotados de este doce de julio.

Elkarrekin Podemos, una formación que hace cuatro años llegó a ganar las elecciones generales en Euskadi, se queda con seis escaños como la cuarta fuerza del Parlamento de Vitoria, superando en un único diputado a la inédita coalición entre PP y Ciudadanos.

En un hilo en Twitter, el propio Iglesias admitía el fracaso y llamaba a una «profunda autocrítica» y a «aprender de los errores que sin duda hemos cometido» y la gente, que en el fondo es buena pero de primeras tiene una irrefrenable tendencia a la coña, le da dónde más duele:


El varapalo electoral de la formación morada se produce después de seis meses de coalición de gobierno en España, de la crisis de la covid-19, durante la que Iglesias alentó caceroladas contra la monarquía y presumió de haber creado un «escudo social» sin precedentes, con medidas como el ingreso mínimo vital, y de las revelaciones sobre el caso Dina, fruto del cuál Podemos ha arremetido con dureza contra los medios de comunicación, llegando incluso a decir, como hizo esta última semana Iglesias desde la sala de prensa de la Moncloa, que había que «naturalizar» la «crítica» a los periodistas e, incluso, el «insulto».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído