La profecía de la 'peste china'

Nostradamus y 11 de sus escalofriantes profecías

Nostradamus, cuyo auténtico nombre era Michel de Nôtre-Dame y vivió entre 1503 y 1566, fue un médico y astrólogo francés de origen judío capaz de profetizar el futuro y que vale para casi todo

Su obra Les Prophéties fue publicada por primera vez en 1555 y en ella, además de anunciar el asesinato de JFK, el 11M y las dos guerras mundiales, anticipó que se nos vendría encima esta maldición que es el coronavirus.

En los últimos días se han encontrado dos referencias básicas a la tragedia que vivimos en sus famosas cuartetas.

Michel de Nôtre-Dame, más conocido por su nombre latinizado, Nostradamus, nació en la Provenza francesa en 1503; su familia era de origen judío, pero su bisabuelo se había convertido al cristianismo adoptando el muy católico apellido “Notre-Dame” (Nuestra Señora).

Desde pequeño, el futuro Nostradamus mostró talentos especiales.

Ya adulto, estudió medicina en dos universidades de Francia, Aviñón y Montpellier, pero no llegó a obtener el título porque en ambas ocasiones una epidemia -¡justamente!- obligó a cerrar los claustros: primero la peste negra, luego la bubónica.

La peste también se llevó a su primera esposa y a sus dos hijos. Se casará en segundas nupcias en 1547 y tendrá seis hijos con su segunda mujer.

Fue durante esas epidemias que Michel empezó a experimentar con recetas medicinales y a fabricar remedios, pomadas y ungüentos.

Además de la medicina y la alquimia, tenía vocación itinerante. Por mucho tiempo, hizo una vida errante por los caminos de toda Francia y en esas recorridas conoció a otros alquimistas, brujos, curanderos y adivinos. Pero también a médicos y químicos, de los que aprendió algunas artes.

Por ejemplo, el año 1544, lo encuentra en Marsella, cuando la ciudad es castigada por una peste que pudo estudiar en detalle bajo las órdenes del médico Louis Serres. Más tarde intentará, sin demasiado éxito, fabricar un medicamento en base a plantas para prevenir la peste, el gran flagelo de la época.

Escribe un tratado con sus investigaciones sobre el tema y poco después inicia la producción de sus célebres almanaques de predicciones, en los que también incluye consejos médicos y recetas cosméticas a base de plantas. Un adelantado.

Aunque su éxito como curandero no es rotundo, ya empieza a hacerse cierta fama, en parte también gracias a sus almanaques, y es llamado allí donde se producen epidemias.

Durante los años 1547 a 1549, realiza varios viajes por Italia, donde toma contacto con la efervescencia renacentista.

En 1555, ya de regreso en Francia, publica sus famosas Profecías, las que le valdrían una fama eterna.

Divididas en 10 centurias, son una colección de 942 cuartetas poéticas. La abundancia es directamente proporcional a la probabilidad de aciertos.

Cuando la Iglesia frunció el ceño ante las raras actividades de Nostradamus -apoticario, astrónomo, curandero, adivino-, el médico sin título ya contaba con una poderosísima protectora: Catalina de Médicis, reina consorte de Francia y luego regente, la mujer que, durante el reinado de sus tres hijos siguió moviendo los hilos del poder.

Catalina estaba fascinada con Nostradamus, lo instaló en la Corte y apelaba a él como consejero y futurólogo. Y también como médico.

Michel de Notre-Dame murió a los 63 años, en 1566. Con el transcurso del tiempo, su nombre se volvió sinónimo de predicciones y sus textos fueron y siguen siendo objeto de constantes relecturas porque, cada vez que se produce un cataclismo natural o social, alguien vuelve sobre sus profecías en busca de indicios o signos premonitorios.

Desde el ascenso de Hitler al poder hasta el incendio de la catedral de Notre-Dame, pasando por el asesinato de John Fitzgerald Kennedy, las torres Gemelas, la Segunda Guerra Mundial, etcétera, muchos están convencidos de que todo fue previsto por este singular personaje.

El tono críptico de muchos de sus versos habilita estas interpretaciones.

La pandemia de coronavirus no ha sido excepción.

Escribía Nostradamus en verso y en un lenguaje metafórico, genérico y críptico a la vez, al punto que las interpretaciones de sus textos varían muchísimo y sus pronósticos pueden adaptarse -generalmente a posteriori de los hechos- a cualquier contingencia.

Por lo general sus profecías aluden a catástrofes naturales -como epidemias, terremotos, inundaciones o sequías- o a desastres causados por el hombre: asesinatos, guerras, batallas.

Salvo unas pocas, la mayoría no precisa lugares, ni fechas, ni nombres.

Algunas cuartetas habilitan una interpretación más clara, como las que predicen una invasión islámica de Europa:

  • “De la comarca de la Arabia Feliz /
  • nacerá un Maestro de la ley de Mahoma /
  • que viajará a España y conquistará Granada /
  • y luego por mar al pueblo lingüístico” (V-55 ).

Pero la mayoría son bastante imprecisas.

A manera de fabuloso testamento para la Humanidad, Nostradamus dejó escritas en un estilo hermético sus famosas predicciones en «Les Prophéties», un libro con más de mil predicciones divididas en cien cuartetas

Y circula por las redes una cuarteta  estremecedora

  • Y en el año de los gemelos / surgirá una reina
  • desde el oriente / que extenderá su plaga
  • de los seres de la noche / a la tierra de las 7 colinas
  • transformando en polvo / a los hombres del crepúsculo
  • para terminar en las sombras de la ruindad

Su ‘traducción sería:

  • Y en el año de los gemelos (20-20) / surgirá una reina (corona)
  • desde el oriente (China) / que extenderá su plaga (el virus)
  • de los seres de la noche (murciélagos) / a la tierra de las 7 colinas (Italia)
  • transformando en polvo (muerte) / a los hombres del crepúsculo (los ancianos)
  • para terminar en las sombras de la ruindad (colapso de la economía mundial)

Impresionante… si fuese cierto. Sólo que esa cuarteta no es de Nostradamus. Es una falsa cita.

¿Qué dijo realmente Nostradamus sobre el año 2020?

Anunció que un importante rey dejaría la corona. Faltan 9 meses y medio para ver si, por ejemplo, el eterno heredero al trono, el príncipe Carlos, es finalmente coronado y sustituye a su madre, Isabel II.

También predijo muchos incendios y elevadas temperaturas en Europa y terremotos en el Nuevo Mundo cuando Mercurio esté retrógrado en Cáncer (hacia mediados de junio).

Nostradamus predijo varias plagas, pero sin precisar fechas.

Considerando el tiempo que le tocó vivir, en que las epidemias diezmaban a poblaciones enteras, no es extraño que haya imaginado nuevas plagas para tiempos futuros.

Y plaga, llegada de China, es el coronavirus

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído