Carmín y rímel para convertirse en la mejor pin-up

(PD/Agencias).- Puede empezar con unos brochazos de maquillaje y unas pestañas postizas, pero seguro que siempre termina con un cubre pezones y unas minibraguitas. Así es el vestuario de las burlesques, también conocidas como pin-up, mujeres dedicadas al cabaret pero en una versión más artística y reinterpretada desde una óptica moderna.

Este fin de semana tiene lugar en Londres el Festival Internacional de Burlesque, en el que 30 mujeres compiten por el cetro de la mejor principiante en el burlesque.

Para las participantes, se trata de una mezcla de estriptis modernos y clásico de los años 40 y 50 cuando el arte del burlesque vivió su auge, en el que nunca hay que enseñar nada, pero sí sugerir mucho, siempre al compás de la música y en una coreografía muy estudiada.

Entre la treintena de mujeres que compiten en esta edición, hay ambiciones de todo tipo, entre las que lo hacen por pura diversión y las que desean llegar a vivir de esto al estilo de Dita Von Teese.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído