El diseño español en los vestidos de novia triunfa en Nueva York

El diseño español en los vestidos de novia triunfa en Nueva York

Ni la crisis económica ni abrirse camino en uno de los mercados más conservadores a la hora de dar el sí quiero, han parado a Alberto Palatchi, presidente de Pronovias, a abrir una nueva tienda de vestidos de novia en el corazón de Manhattan.

Cuenta El Economista que la tienda, que en realidad es un edificio de siete plantas, es la consecución de un proyecto que ha durado dos años y medio en realizarse.

Compramos el edificio, lo mandamos derrumbar para construirlo de nuevo;, explica Palatchi durante la presentación de la tienda y de su empresa familiar que nació hace 40 años en Barcelona. Ahora es una de las más conocidas con más de 130 tiendas en todo el mundo.

«Nosotros tenemos un gran conocimiento de nuestra marca y del público americano porque hace más de 8 años que estamos aquí presentes a través de distribución con clientes y empresas que funcionan muy bien. Pero el siguiente paso que teníamos que dar era implantarnos en Nueva York. Como pretendemos crear una marca internacional no podemos dejar de estar en el centro comercial del mundo. Y a partir de esto no sólo tenemos que estar sino también triunfar».

La tienda lleva sólo dos meses abierta al público pero «la acogida ha sido extraordinaria. Muy por encima de lo que teníamos pensado. Tenemos una media de llamadas con cita para adquisición de vestido, de 50 clientas al día«, cuenta.

«Mercado maduro»

«A veces, las crisis sólo significan cambios de conducta de consumo. Lo que quiero decir que la gente, en un momento de situación económica crítica demorará la fecha de la boda, pero no la cancelará para siempre porque la vida sigue y las conductas se perpetúan. También en EEUU el mercado de novias es muy maduro y estancado por eso hemos pensado que podríamos abrirnos hueco».

Han elegido Nueva York para abrir la tienda más grande «porque es el reto más grande para una compañía que quiere asentarse en el mundo porque es la ciudad más competitiva del mundo. Si un negocio funciona en una ciudad como Nueva York, quiere decir que todo tu negocio goza de buena salud. En este proyecto arriesgamos mucho, pero no tanto como si tuviéramos que pagar alquiler. Una de las características de nuestros negocios es ser propietarios de las tiendas«.

«A los americanos les está gustando nuestro estilo mucho más fashion ya que ellos son bastante más tradicionales y conservadores a la hora de vestirse para una boda. Pero en estos retos, no sólo uno impone un estilo sino que el otro, en este caso, nosotros, aprendemos nuevos gustos por parte del país en el que hemos aterrizado. Es un enriquecimiento nuevo», concluye.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído