Gaultier propone jaulas de raso y cuero como nuevos accesorios


Jean Paul Gaultier consagra la jaula como nuevo accesorio de moda para la temporada otoño-invierno 2008-09, según su presentación en los desfiles de alta costura que continúan hasta hoy en las pasarelas de París.
Gaultier concibe a las mujeres como aves del paraíso ataviadas con vestidos fourreaux de raso o terciopelo y voluminosos abrigos de piel, protegidos por jaulas de cuero, raso o plumas. «Hace 20 años, ya hice corsés-jaulas», recordó el diseñador al terminar el desfile, explicando que, cuando trabajaba para el vestuario de un espectáculo de danza, tuvo la idea de «hacer los vestidos como miriñaques», cuya estructura pasó de alguna manera de abajo a arriba de la prenda.

«Está el vestido, y encima la jaula, que se saca con imanes. Es como un accesorio, una joya, una especie de nuevo bordado», estimó Gaultier. Los cortes jaula se encuentran también en los ruedos de los vestidos o en los talles altos de los pantalones, en los que una jaula fluorescente de neón y plumas lanza haces de luz.

Por su parte, el libanés Elie Saab evocó el quattrocento y volvió la mirada a las bellezas de las pinturas del Renacimiento para concebir una colección de vestidos de noche de gran gala, perfectos para fiestas palaciegas o alfombras rojas.
Su desfile fue una sucesión de modelos que derrochan muselinas, sedas, tules, encajes y tafetanes, a menudo superpuestos. El talle imperio predomina, el busto se adorna con enlazados, recamados y plisados, mientras que grandes escotes dejan a menudo la espalda desnuda. La paleta de colores otorga privilegio a los tonos apagados y tenues, rosa viejo, gris y azules claros.

También ayer, el creador Franck Sorbier presentó en un insólito desfile a través de Internet una colección dedicada a la dirigente comunista española Dolores Ibárruri, la Pasionaria, y a todas las «mujeres que cambiaron el mundo», desde la madre Teresa a Camile Claudel, Georges Sand o Marie Curie. Modisto conocido por su maestría en el maleado y la combinación de materias y que trabaja con el mismo primor el encaje de guipur y la rafia, Sorbier mostró sólo dos modelos terminados a sus invitados en un salón, para reconocer después que no disponía de presupuesto para producir toda su colección.

España volverá a estar hoy presente en la alta costura parisina con el catalán Josep Font, único representante de la moda nacional en esta prestigiosa cita.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído