José Luis Llorente: «En el mundillo del arte hay mucho fantasma»

(Periodista Digital).- José Luis Llorente ha realizado muchas exposiciones de sus obras pero, sin ninguna duda, la que más conmemora su recuerdo es la que realizó en la sala de exposiciones de Cuéllar, en la sacristía de la Catedral, basándose sus cuadros en el pueblo tanto de antaño como el actual. El pintor cree que es el momento de pasar a una nueva etapa en su pintura. Empezó con el pastel, luego con el óleo y ahora busca empezar de cero con otro tipo de pintura. En Periodista Digital charlamos con José Luis Llorente donde nos habla sobre su experiencia en el mundo del arte.

¿Desde hace cuánto que se dedica a la pintura?

En serio desde el año 84. Profesionalmente nunca me he dedicado porque no lo necesito y soy consciente de que es muy complicado. Teniendo mi trabajo nunca me lo he planteado. Llevo trabajando desde los 14 años y desde siempre me ha gustado pintar y dibujar, lo que pasa es que cuando les dije a mis padres que quería pintar, me dijeron que no se podía y que tenía que trabajar. Al final, después de haber trabajado unos años, cuando empecé a ganar dinero, me matriculé por mi cuenta. En el 83 me metí en la Academia en la que estoy ahora a pintar más enserio.

¿Sigue yendo a esta escuela?

Últimamente estoy muy mal allí y para el año que viene voy a cambiar. Tengo que empezar de cero porque me he acomodado a hacer un tipo de trabajo que es copiar y me va a costar mucho volver a amoldarme ya que llevo 25 años pintando así. Me he estancado y noto que no avanzó. Cuando un profesor se limita a que copies fotos y corregir, sin ninguna otra iniciativa deja mucho que desear.

Entonces ha pasado por dos etapas en su obra…

Cuando hacía pastel, que ha sido mi etapa más creativa lo que hacía era tanto copiar una imagen como interpretarla. Hacía interpretaciones en líneas rectas, cubistas… y vendí muchos cuadros porque era original. Con el óleo he hecho algunas pruebas y se puede hacer pero es más lento, más sucio y lo acabé abandonando. En la actualidad sigo con el óleo pero con otra forma de pintar.

¿Cambiando la forma de pintar, cambia el punto de vista?

Todo es diferente. Me he acomodado a pintar con pinceles pequeños, con la pintura muy relamida y, ahora lo que quiero es pintar con pincelada grande y suelta. Lo que quiero es hacer lo mismo pero con otro estilo, más figurativo, más impresionista… Tengo que quitarme los vicios que he adquirido en estos 25 años. Ahora quiero crear, como hacía antes con el pastel, en base a una foto, pero luego darla mi punto de vista. El problema es que nunca me han obligado a pensar más.

Los escritores se expresan a través de sus libros, los pintores… ¿A través de la pintura?

Tengo un compañero que me dice que debería de ir a un sicólogo porque siempre pinto puertas y ventanas y que eso significa algo. Yo le digo que me gustan y por eso las pinto. En una exposición que hice en Aravaca, en el centro cultural, me hicieron una entrevista y la periodista puso que era una persona muy solitaria porque no había figuras en mi obra. La periodista no me lo preguntó, fue su opinión ya que no pinto figuras porque no domino su técnica. Los cuadros que realicé de desnudos me ayudó mi profesor, sobre todo para saber las medidas y proporciones. En artelista.com tengo algunas de mis obras colgadas.

En cuanto a sus exposiciones, la de Cuéllar fue la más singular.

Es sin duda la mejor por que llevaba detrás de ella mucho tiempo. En Cuéllar he realizado dos exposiciones muy importantes porque me ha llamado el Ayuntamiento pero no han sido iguales. Había expuesto otras veces en el patio del Ayuntamiento que también es un sitio muy bonito pero está al aire libre y hay más peligro para las obras, a que te roben, se te degraden los cuadros por el sol a ciertas horas del día… cuando hacía aire se te movías los cuadros. Cuando mi padre murió pensé en rendirle un homenaje en el pueblo ya que somos una familia muy conocida y a mi se me conoce como el pintor. Estuve dos años preparando una buena obra, sobre todo del pueblo. Sin duda lo mejor fue el sitio, antes era una Catedral y ahora está remodelado, quedan unas ruinas y una parte de esa Catedral, las sacristías, está restaurado. Cuando el Concejal de Cultura me dijo que no podían ser las fechas que quería pero que me daban ese sitio para exponer, no lo dudé. No creo que supere esta exposición a parte de por el sitio, porque vendí mucho, la gente me conoce, llevé obra del pueblo. Había gente que me decía que tenía cuadros con cosas que casi ya no existían y como me gusta mucho la fotografía tengo el pueblo fotografiado desde todo punto de vista.

Jugó con ventaja en esta exposición…

Cuando he hecho exposiciones con cosas del pueblo he vendido bastante. Hubo una que hice con cosas modernas y no me comí ni una rosca porque los vecinos decían que no entendían ese tipo de pintura. Llevo yendo allí toda la vida, aunque no haya nacido allí, lo conozco perfectamente. Mucha gente no se cree que no sea del pueblo. Sin embargo en Cuéllar solo he pintado algún encargo algún verano, siempre he pintado en Madrid, en la Academia o en mi casa con alguna fotografía.

La pintura es algo muy subjetivo.

Sí, hay gente para todo. Lo que no admito cuando ves a una persona que no sabe de pintura o que ni siquiera pinta y que ponga pegas. En este mundillo hay mucho fantasma que critica lo que no entienden.

¿Ha hecho muchas exposiciones?

Entre individuales y colectivas he realizado 34. Colectivas he hecho dos muy buenas en Cuéllar, con pintores muy buena pero que me pillaron con una obra muy pobre. No soy partidario de las colectivas pero en éstas me llamó el Ayuntamiento. Cuando tienes que ponerte de acuerdo con los otros pintores, organizarlo tú… es muy lioso y procuro evitarlas. Para aprender cosas nuevas te vas a una exposición de otro pintor ya que la obra de los pintores con los que he expuesto ya la conocía.

¿Tiene alguna exposición pensada para dentro de poco?

Ahora mismo no tengo nada. Me quedé tan a gusto con la exposición de Cuéllar que no he buscado ningún proyecto. Como quiero cambiar la forma de pintar pero, salvo que me surja algo inesperado tengo obra suficiente. Una amiga que tiene un representante me ha dicho que cuando haga la próxima exposición la gustaría que expusiésemos juntos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído