Imagen de la campaña de MANGO Otoño-Invierno 2010/2011

Scarlett Johansson muy sexy frente al objetivo de Mario Sorrenti

Scarlett Johansson muy sexy frente al objetivo de Mario Sorrenti
Scarlett Johansson. EP

Scarlett Johansson, una de las actrices más internacionales y reconocidas del momento, se ha puesto de nuevo a las órdenes del fotógrafo Mario Sorrenti para protagonizar la nueva campaña de MANGO para la temporada Otoño/Invierno 2010 – 2011.

Una emblemática residencia en la ciudad norteamericana de Los Ángeles fue el escenario escogido por MANGO para la sesión fotográfica, a cargo del prestigioso fotográfo Mario Sorrenti, quien ha colaborado con MANGO desde que Scarlett se convirtiera en la imagen de la firma.

La propia Scarlett declaró recientemente sobre su colaboración con el prestigioso fotógrafo: «Mario Sorrenti me hace sentir muy cómoda: son sesiones muy divertidas». Esta sinergia queda patente en el resultado de la sesión, que muestra a una Scarlett más madura y sofisticada, sin abandonar la elegancia y el talante sexy que tanto la caracteriza.

Camilla Nickerson fue la encargada de dirigir el estilismo de la sesión, mientras que Stéphane Marais repitió en el maquillaje y a Oribe se le encomendó la peluquería. Juntos se encargaron de poner a punto a una bella Scarlett para la sesión.

En esta nueva colección, MANGO lanza una mirada fresca a los los eternos clásicos del Bristish country style: trench, chaquetas cruzadas y abrigos de corte sastre, sin olvidar, en tricot, los básicos y las prendas más gruesas de aspecto artesanal.

La combinación despreocupada de estas prendas tradicionales evoca la época de finales de los 70, cuando iconos de la moda como Anjelica Huston eran sinónimo de libertad y estilo. Texturas de gran riqueza como el tweed, la pana y la piel, junto con sedas vaporosas y toques dorados, crean un contraste entre lo masculino y lo femenino, dando un nuevo sentido a los clásicos.

Este resurgimiento del estilo años 70 se plasma también en las proporciones. Se acentúan las cinturas, mezclando blusas fluidas con prendas de abrigo más estructuradas, se alargan las faldas y se ensanchan los pantalones. Aparece también un cierto aire Boho, de la mano de estampados cachemir, tejidos jacquard geométricos y motivos florales con originales combinaciones de color.

La búsqueda de clásicos atemporales se refleja igualmente en la gama de colores. La perfecta combinación entre los tradicionales y elegantes camel, gris y azul marino origina la paleta de color de esta temporada, acentuada con tonos de inspiración más campestre, como los cálidos marrones y los rojos invernales.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído