¿Dónde están las chefs?

Así es la brecha de género en el mundo de la cocina profesional

Las mujeres llenan las escuelas de hostelería, pero aún no las grandes cocinas

Así es la brecha de género en el mundo de la cocina profesional
Cocinera YT

Una cosa son las estrellas Michelin, la po­sición en las listas y el hecho de que la excelencia -con independencia del género- siempre es difícil de conseguir, y otra que, viendo la foto que acompaña estas líneas, las mujeres no estén bien representadas dentro del olimpo gastronómico. Quizás no es muy distinto de lo que sucede en otras actividades, pero según Toni Massanés, director de la Fundació Alicia, «en este caso es mucho más sangrante, porque la cocina es un invento de las mujeres, a pesar de lo cual sólo hablamos de cocina masculina».

Massanés explica que históri­camente han existido dos tipos de cocina, «la importante y la extraordinaria». La importante es la cocina entendida «como estrategia alimentaria, la que ha sido fundamental para nuestra evolución y nuestra supervivencia, y cuyos objetivos eran que fuera sana y sostenible. Esa siempre ha estado a cargo de las mujeres», dice Massanés. Por el otro lado, la cocina extraordinaria es la que desempeña otro papel. «Es la de los banquetes, la que se une a las grandes celebraciones y a la religión. Esa siempre ha estado, en todas las culturas, en manos de los hombres», cuenta el director de la Fundación Alicia. «El restaurante contemporáneo deriva de este segundo tipo de cocina», según recoge Albert Molins Renter en La Vanguardia.

Viniendo como venimos de esta tradición, se explica -sin que lo justifique- por qué el panorama de los restaurantes está en manos masculinas. De hecho, «en muchas casas, cuando llega el domingo, la paella la preparan ellos, mientras que de la cocina de cada día se ocupan siempre ellas». Para rematar, alrededor de esta «cocina importante rondaría la idea de que, dada la función que tiene, es menos buena -en el sentido del sabor- que la cocina extraordinaria, lo cual no es en absoluto cierto, y por tanto que la cocina hecha por los hombres es mejor», asegura Massanés. Macarena de Castro es la chef y propietaria del restaurante Jardín, en Alcúdia, que tiene una estrella Michelin. Esta cocinera piensa que «quizás las mujeres no tengamos el nivel de los diez mejores chefs del mundo, pero sí tenemos nivel».

VÍDEO DESTACADO: Martin Berasategi: cocina y vanguardia

Te puede interesar

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído