MUNDO CRUEL

Va a la peluquería a teñirse el pelo y acaba en el juzgado tras pasar por el hospital con la cabeza abrasada

La clienta responsabiliza a la peluquera, quien sostiene que fue fruto de una reacción alérgica

Va a la peluquería a teñirse el pelo y acaba en el juzgado tras pasar por el hospital con la cabeza abrasada
Las lesiones en la cabez de Victoria Gaudes, son visibles 30 días después del incidente en la peluquería. RL / Heraldo

Como dice un refrán español, los hay que nacen con estrella y los que nacen estrellados. De la última variedad es sin duda la protagonista de esta histroia.

Una joven de 23 años acudió a teñirse el pelo a una peluquería de Zaragoza y acabó con la cabeza abrasada. Dice que, tal y como se desarrollaron los síntomas, es evidente que hubo una relación directa entre la aplicación del producto y las graves lesiones que le aparecieron en la cabeza.

La peluquera dice que aplicó el producto correctamente y su abogada sostiene que el incidente se debió a una reacción alérgica de la clienta.

La muchacha acabó en el hospital, aún no ha curado, teme que tarda varios meses en sanar del todo -afirma que así se lo apuntan los médicos- y ha denunciado el caso ante el juzgado.

Victoria Gaudes, como se llama la afectada, ha posado para el periódico aragonés Heraldo para contar su relato.

El juzgado tiene que decidir ahora si admite a trámite la denuncia.

La afectada argumenta que, además de las lesiones físicas que ha sufrido, le está causando un perjuicio porque regenta un bar en Azaila (Teruel), dice que no puede trabajar y que ha tenido que contratar a otra persona para atender el establecimiento.

Dice la joven que a los diez minutos de que le aplicaran el producto tuvo que pedir que se lo quitaran, porque sentía un ardor que no era capaz de tolerar. Explica que, pese a ello, le insistieron en que debían realizarle otra aplicación, pero a los cuatro minutos de ese segundo tinte urgió a que le lavaran la cabeza porque la molestia era tremenda.

Dice que, tras ello, intentaron peinarle, pero ante el dolor que sentía pidió que no le tocaran más el pelo. Le aplicaron un producto para calmar la irritación y se marchó a su casa tras -afirma- pagar a la peluquería 54 euros por el trabajo.

Las molestias, lejos de remitir, le fueron a más en las horas siguientes y tuvo que acabar en Urgencias al día siguiente, el 22 de abril, víspera del Día de Aragón (San Jorge).

Según ha relatado, le diagnosticaron quemaduras de segundo grado y edema (hinchazón) alrededor de los ojos.

Asegura que estuvo un mes acudiendo a diario al Centro de Salud a que le curaran las quemaduras, y afirma que aún ahora sigue yendo a las curas varias veces por semana.

La peluquera, por su parte, dice que la aplicación del tinte fue correcta, que siguió en todo momento las indicaciones, según ha contado a Heraldo su abogada. Ésta afirma que todo apunta a que se debió a una reacción alérgica, que han comunicado lo ocurrido al fabricante, que también han dado parte a la compañia de seguros de la peluquería, y que también han contactado con el abogado de la afectada.

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído