Cinco trucos para limpiar la plata con facilidad

¿Quieres que tus joyas vuelvan a brillar como cuando las compraste? Presta mucha atención

Cinco trucos para limpiar la plata con facilidad
Pendiente de plata Pixabay

Ha pasado lo que no querías. Tus pendientes de plata, esos que te regalaron hace años, se han puesto de color negro. La suciedad se ha adueñado de ellos, como ocurre con cualquier metal, y no puedes ponértelos más porque no lucen demasiado bien. Tranquilidad, hay una forma de arreglar esto.

Y no, el remedio no pasa por ir de compras y hacerte con un par nuevo. Si bien es cierto que muchas personas tiran por el camino fácil y deciden olvidarse de la joyería que se ha empobrecido por el desgaste de los años, aprovechando para comprar piezas nuevas en esta página y otras por el estilo; también lo es que se pueden aprovechar determinados remedios caseros para hacer que el material vuelva a brillar como el momento en el que comenzaste a usarlo.

Vamos a explicarte cinco trucos para limpiar la plata con facilidad. Se trata de soluciones antiguas, que mezclan cosas que todos tenemos en casa y que traen consigo unos resultados que quedan a la vista en cuestión de minutos. Echa un vistazo.

Cómo limpiar la plata rápidamente

Usando pasta de dientes

Por extraño que parezca, la pasta de dientes que usamos para mantener una buena salud bucal también es útil si quieres limpiar y sacar brillo a la plata que tienes en casa, sea en joyas o en elementos decorativos. Es importante que no tenga ningún componente blanqueante, como tampoco algún aditivo especial para combatir el sarro; aunque sí es recomendable que sea blanca y hecha de bicarbonato.

Lo único que tienes que hacer es untar cada pieza de plata con la pasta de dientes y esperar unos segundos. Tras esto, frota con un cepillo suave o usa algún paño húmedo para retirarlo todo con cuidado mientras limpias. Verás cómo lo que usas se ennegrece, pero al mismo tiempo, la plata brilla como si fuera nueva.

Utilizando limón y sal

Uno de los métodos caseros que más se utilizan en los hogares, y además uno de los más eficaces. Tienes que partir un limón por la mitad y llenar toda la parte que queda descubierta de su interior con sal. Hecho esto, tan solo frota las piezas a limpiar con este limón salado y verás cómo empiezan a brillar al poco tiempo.

Eso sí, hazlo con paciencia, tendrás que insistir y frotar mucho para conseguir buenos resultados, ya que el jugo del limón tiene que colarse por todos los recovecos para hacer efecto. Después, retira todo con un paño limpio.

Con bicarbonato y vinagre

Es una mezcla rara, pero como has podido deducir ya, el bicarbonato es un buen componente para limpiar la plata. Si sigues este método, necesitas mezclar medio vaso de agua con una cucharada de bicarbonato. Además de eso, añade a esta disolución un chorro de vinagre y muévelo todo bien hasta que quede homogéneo.

¿Lo tienes ya? Entonces, aplica este líquido en toda la plata que quieras limpiar y déjalo aplicado durante 5 minutos. Después, usa un cepillo de dientes para limpiarlo todo y remata con un trapo húmedo, a ser posible de microfibra. Verás que el resultado final es igual o mejor de lo que esperabas.

Combinando sal y papel de aluminio

Un truco muy bueno para piezas más pequeñas. Tienes que coger un cuenco y envolverlo por completo con papel de plata. Después, coge agua y caliéntala hasta llevarla casi al punto de ebullición, viértela en el bol y añade también una cucharada sopera de sal. Mueve un poco para que esta se disuelva, aunque no tardará apenas en hacerlo.

Después, tan solo tienes que introducir aquellas piezas de plata que quieras en el bol, dejándolas dentro cerca de unos diez minutos. Sácalas, frota y seca con un paño que esté limpio y, por supuesto, no se haya mojado.

Utilizando una piel de plátano

Si, esa fruta que puede formar parte del postre de cualquiera puede aprovecharse un poco más. Necesitas usar la piel del plátano, ya que es lo que se tiene que frotar en la plata para que sus elementos activos se encarguen de hacer que toda la suciedad se vaya desvaneciendo poco a poco.

Tan solo tienes que hacer eso, frotar la cáscara por las piezas a limpiar, insistiendo bastante. Después es tan sencillo como retirar posibles restos con un paño, aunque se recomienda usar más de una cáscara para conseguir mejores resultados.

Desde la pasta de dientes hasta los plátanos pueden servirte para dejar la plata como nueva. No exageramos cuando decíamos que se usan cosas que forman parte de nuestra vida cotidiana, como tampoco al decir que son métodos muy sencillos. En tu mano queda escoger cuál usar para renovar toda la plata que tengas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído