¡Virgen santa!

Agatha Ruiz de la Prada: «No tenía nada negro para vestirme de luto cuando murió mi madre»

Agatha Ruiz de la Prada: "No tenía nada negro para vestirme de luto cuando murió mi madre"
Agatha Ruiz de la Prada.

Agatha Ruiz de la Prada está en su mejor momento (Cristina Seguí le pega un repaso histórico a Pedrojota refrescándole la memoria sobre la sanguinaria Pasionaria).

Y es que, es una diseñadora innata y a su espalda, lleva una media de 74 desfiles anuales y dos colecciones de zapatos en este año, porque en el tema de zapatos Agatha lleva 25 años realizando colección tras colección (Agatha Ruiz de la Prada cuenta cómo ha sido su verano con ‘El chatarrero’).

La madrileña presume de ser una de las firmas más reconocibles tanto nacional como internacionalmente. El color es su máxima expresión en sus colecciones pero también se ha decantado de vez en cuando por negro, aunque no es su pasión.

Ruiz de la Prada este año se lanza con dos colecciones que están siendo un éxito de ventas, Slow Walk, para un los momentos más cómodoss con unas alpargatas veganas y Xyo Revolution, que están rompiendo moldes y que le dan un gran toque al look más triste.

CH: Agatha, llevas 25 años haciendo calzado para niños

Agatha Ruiz de la Prada: Sí, 25 años haciendo calzado para niños, pero en el año 1986 empiezo a hacer zapatos con Castañer y Camper para adultos, pero sí con el fabricante de calzados para niños llevo eso, 25 años. También, he hecho zapatos de bebé con Cuquitos y eran de recién nacidos. Además, vendemos en 120 países y hay algunos países donde lo único que vendo son zapatos de niño.

CH: ¿Qué tipo de vestimenta siempre te ha gustado diseñar?

Agatha: Siempre me ha encantado diseñar zapatos, yo veo muchos desfiles a lo largo del año, no míos, sino otros y creo que en un desfile lo más importante es el zapato porque unifica el nivel. Por tanto, cuando ya tienes solucionado el desfile, la mayor preocupación que tenía de esos desfiles han sido los zapatos porque una vez que tengas los zapatos, el desfile está encarrillado. Por que claro, irte cargada con 40 pares de zapatos, es un infierno. Por tanto, los zapatos son muy importantes.

CH: ¿Qué es lo más importante en un zapato para ti?

Agatha: Creo que lo que más se ha notado en el cambio de la moda en los últimos años, yo te diría que es el zapato. Ahora mismo, en Nueva York o en China, todo el mundo va con deportivas. Entonces, creo que en los últimos años se ha democratizado la moda.

Y una cosa que se ha conseguido con el zapato es la moda cómoda y el único libro que he escrito fue La moda cómoda en 1988. Y entonces, la mujer más rica del mundo, no va con un zapato de oro o de diamantes, va con un zapato cómodo porque las mujeres con la liberación de las mujeres, el zapato ha sido el que más ha ayudado a esto, a la liberación de la mujer. Porque si tu quieres hacer muchas cosas a lo largo de tu día, necesitas ir muy cómoda porque si vas incómoda por ejemplo con un tacón, pues puedes aguantar 1h o 2h, pero no aguantas más. Y por eso, el zapato ha liberado a la mujer y al hombre.

CH: ¿Cómo ves que las mujeres se tengan que poner tacones para trabajar?

Agatha: Pues lo veo muy denigrante, y en mi trabajo, que llevo muchísimos años, yo nunca jamás le he exigido a nadie de mi trabajo que vayan con tacones porque es algo denigrante y es un mal rollo.

Por tanto, las mujeres deberían elegir cuando ponerse los tacones, al salir con sus amigos, a una cena pero que te obliguen a trabajar en tacones lo encuentro una cabronada total.

CH: ¿Qué es necesario para un buen look?

Agatha: Toda la vida he estado yendo a las zapaterías que siempre me han enloquecido, porque siempre me han gustado los zapatos de siempre, pero todos esos zapatos negros o marrones, pues se te va la vista… Sin embargo, tú ves unos zapatos rojos y es que te los pones y ya eres muy feliz y te cambia el día. Yo siempre digo que una mujer puede ir regular vestida, pero si va bien calzada no importa. En cambio, una mujer con un traje muy elegante, pero con un zapato feo, chirría un poco.

CH: ¿Llevando 40 años en la moda, ¿has tenido algún día negro en tu vida?

Agatha: Sí hay días negros. Pues, se murió mi madre, se murió mi padre. Y, además, me acuerdo muchísimo cuando se murió mi madre. Y, además, cuando murió no tenía nada negro para vestirme y llamé a Cristina Palomares, que es mi mano derecha, para que me trajese algo negro. Y a partir de entonces, tengo una pequeña esquinita en mi armario con ropa de ese color para funerales y esas cosas.

CH: ¿Hay que distinguir los vestidos y los zapatos con las ocasiones especiales?

Agatha: Claro que sí, yo por ejemplo fui a ver al Papa el año pasado y fue una cosa muy bonita y para mi este Papa es muy importante y nunca he querido ir, pero sí fui a ver al Papa Francisco y fue una experiencia bestial y estuve pensando mucho cómo ir. De blanco solo pueden ir las reinas, el rosa es el color de los cardenales, el morado, el amarillo, pues también. Pues finalmente, fui de negro porque no me importa dar la nota nunca, pero creo que delante del Papa tenía que tener respeto. Hay cosas para mí que son sagradas, como la religión.

CH: En una boda, ¿nos podemos poner lo que queramos?

Agatha: Puedes ir con cualquier look, y además con un Agatha, pero no puedes ir de cualquier manera. Yo creo que cada día cada cosa tiene unas claves, y hay que dominar esas claves. Yo, por ejemplo, me voy muchas veces y me llevo cinco trajes y al final, noto cual me tengo que poner. Por tanto, claramente si eres amiga de la novia, no le vas a quitar el protagonismo con un súper look’.

CH: ¿Te sientes inspiradora de muchos diseñadores que están empezando?

Agatha: La verdad es que sí, muchos trajes que he hecho yo durante años, ahora los ves y bueno, menos mal que tengo el documento gráfico. Pero sí, mucha gente se ha inspirado en mis colecciones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido